Muchos republicanos, no todos, objetan planes de EEUU y Cuba

Las objeciones de los republicanos, especialmente de aquellos con aspiraciones presidenciales, ilustran los obstáculos que tienen por delante los líderes de Estados Unidos y Cuba en su plan para reabrir embajadas en La Habana y Washington a finales de este mes.

Pero algunos legisladores del Partido Republicano respaldan el anuncio del miércoles de que los dos países enfrentados desde el inicio de la Guerra Fría retomarán plenamente las relaciones diplomáticas que se cortaron en 1961 -- el año en que nació el presidente Barack Obama.

Obama anunció los avances y pidió al congreso que levante los embargos económicos y de viajes que Estados Unidos utilizó durante décadas en intentos por empujar a Cuba hacia el camino de la democracia. No es probable que el Congreso, controlado por los republicanos, adopte esa resolución en el corto plazo.

Pero Obama ya ha aliviado parte de esas restricciones por su cuenta. Y con varios grupos empresariales y agrícolas respaldando los esfuerzos para aumentar el comercio con la isla, algunos republicanos muestran su apoyo a la normalización de la relaciones entre los dos vecinos.