Dominicana: temen expatriación de desnacionalizados

Grupos internacionales de derechos humanos advirtieron el miércoles que miles de dominicanos desnacionalizados aún están en peligro de ser expulsados hacia Haití y exigieron a las autoridades revalidarles de forma efectiva la nacionalidad.

"El gobierno debe cesar inmediatamente de expulsar a dominicanos de ascendencia haitiana y restablecerles los derechos", dijo en conferencia de prensa el director de Human Rights Watch para las Américas, José Miguel Vivanco.

La organización presentó el miércoles una investigación realizada entre febrero y mayo en la que muestra ejemplos de personas afectadas por la desnacionalización que aún no han podido recuperar los documentos que los certifican como dominicanos, impidiéndoles realizar cualquier trámite, y que incluso algunos fueron expatriados hacia Haití en los últimos meses.

El gobierno dominicano reaccionó con firmeza ante dichas declaraciones.

"(Alerta) República Dominicana NO ha expulsado NI EXPULSARÁ NUNCA a NINGÚN DOMINICANO de su territorio. HRW miente", escribió en su cuenta en Twitter el vocero de la Presidencia, Roberto Rodríguez, en momentos en que Vivanco presentaba el informe en un hotel de Santo Domingo.

En un comunicado difundido por la Presidencia en respuesta al informe de HRW, el funcionario advirtió que "no podemos tolerar que cualquier persona venga a nuestro país, diga mentiras, pretenda hacerle daño a República Dominicana y no obtenga una respuesta".

El Congreso dominicano aprobó en 2014 una ley para convalidar la nacionalidad de los afectados por un fallo del Tribunal Constitucional que ordenó anular mediante juicios individuales la nacionalidad de todas la personas nacidas entre 1929 y 2007 de padres extranjeros que no tuviesen permiso de residencia.

El fallo judicial afectaba principalmente a unas 200.000 personas, en su mayoría descendientes de miles de inmigrantes haitianos que fueron llevados durante el siglo XX a trabajar en los cañaverales dominicanos, según organizaciones defensoras de derechos humanos.

Una ley aprobada en 2014 revalida de forma automática la nacionalidad a quienes estuviesen inscritos en el registro civil, mientras que las miles de personas que nunca tuvieron acta de nacimiento, muchas veces por la negativa de las autoridades a registrarlas, tenían que inscribirse a más tardar en febrero como extranjeros y el gobierno les daría un plazo de dos años para naturalizarse.

Ese grupo de personas que nunca tuvieron documentos y no se inscribieron en el programa para naturalizarse "permanece incierto de cara las deportaciones que comenzarán pronto", indicó Amnistía Internacional en un informe también difundido el miércoles.

Human Rights Watch y Amnistía Internacional destacaron que, pese a los esfuerzos del gobierno para impedir el impacto negativo del fallo del Tribunal Constitucional, los afectados aún no ven restablecidos sus derechos debido a diferentes obstáculos burocráticos.

El registro civil publicó el 26 de junio una lista de cerca de 55.000 personas a quienes les convalidará la nacionalidad. Algunos casos de personas desnacionalizadas consultadas por la AP esta semana aún no recibían sus documentos.

Ambas organizaciones defensoras de los derechos humanos pidieron al gobierno agilizar la entrega de documentos, así como establecer un mecanismo para que la población nacida en el país que carece de acta nacimiento pueda registrar y evitar su eventual expatriación.

HRW hizo un llamado a la comunidad del Caribe a no aceptar el ingreso de República Dominicana a ese bloque hasta que "solucione la crisis de desnacionalización".

De forma paralela a las medidas para convalidar los derechos de los desnacionalizados, el gobierno puso en marcha un programa para legalizar el estatus de todos los extranjeros sin permiso migratorio, en su mayoría provenientes de Haití.

Al término del programa a mediados de junio, sólo 288.500 extranjeros se habían registrado de las 524.000 que se estima viven en el país, y de ellos sólo 4.500 habían llenado todos los requisitos. El gobierno ha advertido que los extranjeros que no se inscribieron deberán abandonar la nación de manera voluntaria o serán repatriados.

Durante el año que duró el programa para legalizar a los extranjeros, el gobierno suspendió en las principales ciudades los operativos para detener y repatriar a los inmigrantes, pero los continuó en las localidades y carreteras cerca de la frontera.

El ministerio de Defensa reportó hasta marzo la repatriación de unos 40.000 haitianos que eran detenidos cuando trataban de cruzar la frontera o en los pueblos limítrofes. La organización jesuita Solidaridad Fronteriza ha insistido que entre los deportados este año ha habido dominicanos de ascendencia haitiana.

La Organización de los Estados Americanos anunció el martes en Washington, tras una reunión de su concejo permanente, el envío de una misión a República Dominicana para verificar que las medidas migratorias del país sean acordes al derecho internacional.

___

Ezequiel Abiú López está en Twitter como: https://twitter.com/Ezequiel_Abiu