EEUU: Testigos hablan sobre mexicano abatido por un policía

Dos testigos dijeron que un inmigrante mexicano desarmado que murió por balazos de la policía en el estado de Washington peleó con un agente, lanzó piedras y dijo a los policías que le dispararan antes de que ellos lo hicieran. Otro testigo señaló que Antonio Zambrano Montes estaba tratando de dejar una piedra en el suelo cuando tres policías le dispararon ocasionando su muerte, según documentos publicados el miércoles.

Miguel Estrada, el primer testigo y quien fue interrogado el día siguiente a la balacera del 10 de febrero ocurrida en Pasco, dijo que Zambrano lanzó piedras a los policías y se alejó corriendo.

Según los documentos publicados por las autoridades, Estrada dijo que Zambrano gritó a los policías: "Si van a dispararme, disparen".

Las declaraciones están contenidas en el primer paquete de información publicado por el fiscal Shawn Sant, del condado Franklin, respecto a la muerte del inmigrante mexicano de 35 años. El hecho detonó meses de protestas.

A prosecutor is deciding whether the three officers who shot Zambrano-Montes should face criminal charges, a process likely to take months.

Otro testigo, Chris Pirtle, dijo también a las autoridades que Zambrano-Montes desafió a los agentes a disparar.

"Siguió lanzando las piedras, y el policía le estaba diciendo 'Eh, deja esa piedra ", dijo Pirtle.

Zambrano-Montes no cumplió las órdenes, recordaron los testigos.

"Él sólo le decía, 'Dispárame, mátame''', agregó Pirtle.

La información incluye reportes forenses, video de testigos y archivos en los cuales un segundo testigo, Benjamin Patrick, dijo a investigadores que él gritó a los policías después de que le dispararon a Zambrano.

"¿Por qué le dispararon?", dijo Patrick que gritó. "Él estaba tratando de alejarse. ¿Qué están haciendo?".

Patrick dijo posteriormente durante interrogatorio que quería disculparse con los agentes por su exabrupto; no explicó la razón.

Autoridades dijeron que Zambrano, un ex trabajador de huertas, estaba lanzando piedras a los automovilistas y policías que pasaban, y que los agentes no lograron someterlo con un arma inmovilizadora antes de dispararle en el centro agrícola de 68.000 residentes ubicado aproximadamente 210 kilómetros (130 millas) al suroeste de Spokane.

Imágenes de video de teléfono celular muestran a los agentes persiguiendo a Zambrano antes de dispararle cuando él gira hacia ellos.

Sant emitió un comunicado con los documentos diciendo que aún estaba decidiendo si los tres policías serían acusados de algún delito. Uno de los agentes, Ryan Flanagan, renunció al departamento de policía, en una acción que, según su abogado, no está relacionada con la balacera. Los otros dos agentes, Adam Wright y Adrián Alaniz, siguen suspendidos con derecho a salario. Los agentes no han realizado comentarios públicos respecto al tiroteo.

"La decisión correcta es más importante que una decisión rápida", dijo Sant sobre la posibilidad de presentar cargos.

En una entrevista con investigadores a principios de mayo, Flanagan dijo que Zambrano-Montes lanzó repetidamente grandes piedras y otros objetos a él y a otros agentes.

"Cada vez que arrojaba una piedra, o dos, tomada una o dos más", dijo Flanagan según una transcripción difundida por las autoridades. "No parecía que se fuese a retirar ni nada".

Flanagan contó que dijo a sus colegas: "Nos estamos quedando sin opciones (...) Vamos a tener que aumentar nuestro nivel de acción".

Alaniz, en una entrevista con investigadores a finales de abril dijo que el uso de una pistola aturdidora y órdenes verbales no frenaron a Zambrano-Montes.

Alaniz record como el hombre decía: "Mátame, mátame".

"Agredió a varios policías uniformados, creo que en este punto mi última opción es usar mi arma de fuego", dijo Alaniz según la transcripción.

Patrick, uno de los testigos, dijo a investigadores que vio a Zambrano recoger lo que parecía un trozo de tierra y lanzarlo a los policías. Parecía que tenía una piedra en la otra mano y huyó de los agentes que se aproximaban, agregó.

Patrick recuerda dos estallidos de disparos de los agentes, a pesar de que Zambrano "no estaba actuando muy violentamente en ese momento".

Justo antes del segundo estallido de disparos, los agentes gritaron a Zambrano que colocara la piedra en el suelo, dijo el testigo.

"Parecía que estaba tratando de colocarla en el suelo", agregó Patrick. "Pienso que le dispararon en la espalda".

Una autopsia independiente comisionada por el abogado Charles Herrmann, quien representa a los padres de Zambrano, mostró que el hombre sufrió siete heridas de entrada de bala, incluida una en el glúteo y una en la parte posterior del brazo derecho. Las otras heridas fueron en la parte del frente del cuerpo.