Uber encuentra obstáculos en Sao Paulo y Brasilia

El servicio de automóviles con chofer Uber se ha topado con obstáculos en la ciudad más grande de Brasil y en la capital.

El concejo municipal de Sao Paulo votó 48 a 1 el martes en favor de prohibir las apps para teléfono celular como Uber en esta ciudad de 12 millones de habitantes. El concejo municipal de Brasilia, la capital, también aprobó tal prohibición.

Para que la prohibición entre en vigencia en Sao Paulo, se requiere una nueva votación y el aval del alcalde Fernando Haddad. En Brasilia, la medida debe ser sancionada por el gobernador del distrito federal Rodrigo Rollemberg.

Uber dijo en su página de Facebook que defiende "el derecho de los usuarios a elegir la forma como quieren desplazarse en la ciudad" y como esa prohibición aún no es aprobada, seguirá "operando de forma normal en Sao Paulo".

Dijo que usuarios de Uber han enviado más de 200.000 correos electrónicos a los legisladores de la ciudad de Sao Paulo en donde solicitan que voten en contra de la prohibición y "expresan su deseo de utilizar el servicio".

Si la medida entra en vigor, los choferes de Uber en Sao Paulo que ignoren la prohibición podrían ser multados con 1.700 reales (545 dólares) y sus autos serían confiscados.

Se ha aumentado el uso del servicio desde la Copa Mundial de futbol del año pasado, con muchos de sus autos más limpios y nuevos que los taxis regulares.

Los choferes oficiales de taxi se quejan de que la competencia es injusta porque los choferes de Uber no tienen que pagar tarifas a la ciudad ni someterse a inspecciones oficiales.

"Debido a Uber y la inflación, ahora gano 40% menos de lo que ganaba el año pasado", dijo el chofer de taxi de Sao Paulo, Anderson Machado, mientras manejaba por Avenida Paulista, una de las vías principales de la ciudad.