Blatter no viajará a final de Mundial femenino en Canadá

El vicepresidente de la FIFA y dirigente del fútbol africano Issa Hayatou será el encargado de entregar al trofeo a las ganadoras del Mundial femenino de fútbol ante la ausencia de Joseph Blatter, informó el secretario general de la Confederación Africana de Fútbol.

Blatter, presidente de la FIFA, no acudirá a la final del torneo para mujeres que se lleva a cabo en Canadá en momentos en que en Norteamérica se lleva a cabo una investigación penal en el organismo rector de ese deporte.

Hicham el Amrani, secretario general del organismo africano, dijo el miércoles en un correo electrónico enviado a The Associated Press que el camerunés Hayatou "ya está en Canadá" y entregará el trofeo el domingo.

Ni Blatter ni Jerome Valcke, secretario general de la FIFA, acudirán "debido a sus compromisos en Zurich", indicó el martes el organismo en un comunicado.

Los compromisos a los que se refiere la FIFA significan que los dos principales funcionarios evitarán un viaje a Vancouver, que se encuentra a unos 40 kilómetros (25 millas) al norte de la frontera de Estados Unidos mientras las autoridades estadounidenses investigan presuntos actos de corrupción de los dirigentes del organismo.

Estados Unidos ha presentado cargos contra 14 personas, entre ellos, nueve funcionarios y cinco directivos de empresas de mercadotecnia, a quienes señala de participar en un extendido esquema de sobornos y tráfico de influencias en la organización de competencias en norte y Sudamérica. Cuatro de ellos se han declarado culpables.

Tres antiguos integrantes del comité ejecutivo de la FIFA están acusados de vender sus votos para que Sudáfrica fuera elegida anfitriona del Mundial de 2010.

Siete personas, entre ellas dos vicepresidentes de FIFA, fueron detenidas en Zurich y pueden ser extraditados a Estados Unidos. No se han presentado cargos contra Blatter pero autoridades estadounidenses han confirmado que es parte de la investigación.

Autoridades suizas investigan posibles hechos de lavado de dinero y malos manejos en la FIFA, en especial en torno al otorgamiento de las sedes de las Copas del Mundo de 2018 en Rusia y 2022 en Catar.