El juez que investiga el descarrilamiento de un tren de máxima velocidad en que murieron 79 personas en España incluyó como sospechosos a otros 22 funcionarios de infraestructura ferroviaria de la empresa Adif.

El tribunal dijo en una declaración que el juez Luis Alaez solicitó que los funcionarios, entre quienes se encuentran los tres presidentes más recientes de la empresa, comparezcan como sospechosos para ser interrogados entre el 9 de octubre y el 11 de diciembre.

Entre los funcionarios requeridos también figuran miembros de la junta de directores y gerentes de alto rango a cargo de la seguridad en el tramo cercano a Santiago de Compostela donde ocurrió el accidente.

En la declaración se dice que ellos, y posiblemente otros empleados de Adif, serán tratados como sospechosos mientras que el juez trata de determinar si la vía férrea era segura.

El maquinista admitió que iba a demasiada velocidad cuando ocurrió el accidente del 24 de julio y ha sido encausado por múltiples cargos penales de homicidio negligente.