Algunos disparos de armas de fuego se escucharon el miércoles afuera del centro comercial Westgate de la capital keniana, aun cuando el día anterior el presidente de Kenia declaró el fin del asedio de cuatro días a manos de extremistas islámicos.

El portavoz del gobierno Manoah Esipisu dijo que los disparos fueron hechos por efectivos kenianos que recorrían el recinto. Pero un alto funcionario de seguridad dijo que las fuerzas de Kenia aún investigan de dónde provinieron los disparos. El funcionario habló con la condición de mantener el anonimato debido a la delicadeza de la información.

Los kenianos iniciaron el miércoles tres días de duelo mientras las autoridades se preparaban para la labor de recuperar los cuerpos de más víctimas.

El depósito de cadáveres de la ciudad informó que se prepara para entrar en el centro comercial y recuperar los cuerpos del interior del recinto donde tres niveles colapsaron.

El ataque que se adjudicó el grupo extremista somalí al-Shabab dejó al menos 61 civiles muertos, además de cinco rebeldes y seis miembros de las fuerzas de seguridad.