Ministros de 113 países firmaron el martes una declaración en la que se comprometen a tomar medidas para acabar con la violencia sexual en conflictos.

El secretario del Exterior británico, William Hague, dijo que la declaración prohíbe la amnistía por violencia sexual en los acuerdos de paz y permite detener a los sospechosos sin importar en qué lugar del mundo se encuentren. También compromete a los firmantes a adoptar un nuevo protocolo en 2014 para asegurarse de que la evidencia acusatoria pueda ser usada como prueba en las cortes.

Hague, quien fue el coanfitrión del encuentro, celebrado en el marco de la Asamblea General de la ONU, dijo que la declaración marca "un hito hacia el fin de la impunidad de quienes cometen crímenes horribles en tiempos de guerra".

El ministro dijo que Gran Bretaña pedirá a los 80 miembros de Naciones Unidas que no han firmado la declaración que se sumen a ella.

Hague anunció que su país albergará una conferencia sobre la violencia sexual en zonas de conflicto el próximo año.