Obama y Ruhani apoyan reanudación de negociaciones

Esperanzados pero irreductibles, los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, e Irán, Hasán Ruhani, llamaron a reanudar las conversaciones sobre el programa nuclear de la nación asiática el martes durante sus discursos ante la Asamblea General de la ONU.

No obstante, ninguno se movió de la línea trazada en ocasiones anteriores, la misma que ha provocado el estancamiento de las negociaciones.

Las intervenciones de ambos líderes ante la Asamblea General suscitaron conjeturas sobre un eventual descongelamiento de las relaciones entre ambos países tras la llegada al poder de Ruhani, un clérigo de corte moderado. De hecho, autoridades de las dos naciones han realizado negociaciones secretas para concretar un breve encuentro entre los presidentes.

Diplomáticos estadounidenses dijeron que sus contrapartes iraníes consideran que un encuentro "sería demasiado complicado" debido a la falta de certeza sobre la forma en que esto sería recibido en Teherán. En cambio, Obama y Ruhani intercambiaron mensajes antes de que se realizara la reunión de la ONU.

Obama declaró que vale la pena buscar una solución diplomática con Irán aunque persiste el escepticismo sobre la disposición de este país a respaldar con acciones concretas sus declaraciones de moderación. También debe responder a la preocupación que impera entre muchos países por la sospecha de que están desarrollando una bomba nuclear.

"Los obstáculos pueden ser muy grandes, pero creo firmemente que la vía diplomática debe ser explorada", dijo Obama. Agregó que aunque la elección de Ruhani es motivo de optimismo "las palabras conciliatorias del nuevo presidente deben complementarse con acciones transparentes y verificables".

Ruhani, en su primera aparición en un foro internacional, dijo que Irán está preparado para iniciar pláticas "sin demora" e insistió en que a su país no le interesa aumentar la tensión con Estados Unidos. Señaló que a Irán se le debe dar el derecho de enriquecer uranio, pero rechazó que su país vaya a usarlo para fabricar un arma.

"Las armas nucleares y otras de destrucción masiva no tienen lugar en la doctrina de defensa y seguridad de Irán porque contradicen nuestras convicciones éticas y religiosas", declaró Ruhani. "Por nuestro interés nacional es imperioso que despejemos cualquier duda y preocupación razonable sobre nuestro programa nuclear pacífico".

El presidente criticó con firmeza las sanciones económicas impuestas a su país como parte de las medidas para persuadirlo de permitir la inspección de su programa nuclear. Las sanciones han afectado profundamente a la economía iraní; Ruhani dijo que han tenido "un impacto violento" y agregó que los aviones no tripulados estadounidenses que han matado civiles en el combate contra el terrorismo deben ser condenados.

___

La reportera de Associated Press Darlene Superville contribuyó a este despacho.

___

Julie Pace está en Twitter en http://twitter.com/jpaceDC