Un vigilante vecinal sospechoso de varias agresiones sexuales en su vecindario de Dallas dijo a los investigadores que se arrepentía de dos de los ataques, pero no de los otros, porque eran casos de prostitución que salieron mal, según archivos policiales.

Van Dralan Dixson, de 38 años, hizo la confesión a detectives de Dallas en Baton Rouge, Luisiana, después de su arresto el 10 de septiembre, reportó el diario Dallas Morning News (http://dallasne.ws/18VdMEJ ), citando actas policiales.

Dixson está acusado de agresión sexual con agravantes en cinco casos y es sospechoso en otros cuatro en su vecindario desde finales de junio. No estaba claro en los archivos a cuántas agresiones se refería cuando mencionó casos de prostitución, y el agente Juan Fernández, portavoz de la policía, dijo que no sabía cuántos eran.

Dixson fue extraditado a Dallas la semana pasada y el martes seguía detenido bajo una fianza superior a los 5 millones de dólares. Kenneth Weatherspoon, el abogado de Dixson, no respondió de inmediato a un mensaje telefónico para que comentara al respecto.

"Estos dos (casos) me afectan", dijo Dixson a los detectives, refiriéndose a la violación de una mujer que caminaba del trabajo a su casa y otra que caminaba a una parada de autobús con sus dos hijos.

Las autoridades presentaron el quinto caso de agresión sexual el viernes, el ataque el 1 de septiembre a una mujer de 25 años que caminaba a su casa desde el trabajo. La policía no pudo vincular a Dixson con esa agresión mediante pruebas de ADN, pero los archivos indican que sus declaraciones ofrecieron suficiente razón para acusarlo.

Dos días después del ataque, la Policía de Dallas alertó al público que había un violador múltiple en la zona de Fair Park.

El 4 de septiembre, las autoridades recibieron una denuncia sobre Dixson y el hombre habló voluntariamente con los investigadores y entregó una muestra de ADN. Pero poco después, desapareció. El 7 de septiembre, la policía recibió los resultados de la primera prueba de ADN, que lo vinculó con uno de los ataques. Y después las autoridades recibieron tres pruebas más de ASN que los vinculaban con las violaciones.

La policía no encontró ningún arma cuando registraron la casa de Dixson, pero su ex esposa entregó facturas y manuales de instrucción de dos armas, una de las cuales es similar a la descripción de una víctima, según la cual se usó en los ataques. El empleador de Dixson también le dijo a la policía que el individuo llevó al centro de trabajo un arma similar a la de la descripción.

___

Information from: The Dallas Morning News, http://www.dallasnews.com