ONU: Costa Rica denuncia "agresiones" de Nicaragua

La presidenta de Costa Rica Laura Chinchilla denunció el martes "claras e inaceptables agresiones" de Nicaragua en relación con un diferendo limítrofe que involucra también a Colombia y Panamá.

Veinticuatro horas después de que el presidente colombiano Juan Manuel Santos le entregase al secretario general de las Naciones Unidas una carta firmada por su país, Panamá, Costa Rica y Jamaica denunciando las actitudes de Nicaragua, Chinchilla condenó a su vecino ante la Asamblea General del organismo.

Chinchilla criticó lo que describió como "el irrespeto absoluto del gobierno de Nicaragua a las normas más elementales de la conducta y convivencia entre los estados".

"Este irrespeto", agregó, "ha conducido a continuas, claras e inaceptables agresiones contra nuestro país y a un burdo desdén por las órdenes de la Corte de La Haya".

Según Costa Rica, Nicaragua ignora continuamente órdenes de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, exhibiendo un "desdén" que "pone de manifiesto la urgente necesidad de que se establezcan procedimientos para garantizar el acatamiento de todas las decisiones que emanan de la Corte, incluidas las cautelares".

Chinchilla enumeró una serie de supuestas infracciones de los nicaragüenses.

Dijo que en octubre del 2010, fuerzas de Nicaragua ocuparon una parte del territorio costarricense, tras lo cual la CIJ emitió medidas provisionales que, entre otras cosas, prohíben la presencia de personal nicaragüense en la zona de litigio. "Pero Nicaragua ha seguido enviando contingentes de activistas políticos financiados y organizados por su gobierno", dijo Chinchilla.

Agregó que en agosto de este año la Corte reiteró su llamado a respetar las medidas provisionales y Nicaragua "ha hecho caso omiso de ellas".

La presidenta señaló que el gobierno nicaragüense "ha ofrecido para la exploración y explotación petrolera bloques de mar patrimonial de Costa Rica; pretende ampliar los límites de su plataforma continental desconociendo nuestros derechos; ha roto negociaciones para fijar límites marítimos; ha amenazado con reclamar como propia una providencia de Costa Rica; ha reiniciado trabajos de dragado en la zona sujeta a las medidas provisionales de la CIJ y desarrolla una política de creciente armamentismo".