EEUU: Atacante mintió sobre arresto y deudas

El responsable de la matanza a tiros en el Astillero Naval de Washington había mentido sobre un arresto previo y mantuvo en silencio que tenía deudas por miles de dólares cuando solicitó autorización de seguridad en la Armada.

Los investigadores federales de entonces no repararon en las omisiones e incurrieron en otra: suprimieron toda referencia de que Aaron Alexis había utilizado un arma de fuego en aquel arresto.

Las lagunas de información en el expediente de Alexis le permitieron a fin de cuentas trabajar en esa instalación de seguridad, donde mató a tiros la semana pasada a 12 trabajadores, hechos que pusieron de relieve las deficiencias del proceso de autorización que las autoridades de la Armada se han propuesto modificar.

El secretario de la Armada, Ray Mabus, recomendó el lunes que todos los expedientes policiales --no sólo arrestos y condenas-- relacionadas a un individuo se incluyan forzosamente en la revisión de los antecedentes.

Mabus también recomendó que la Armada mejore su manejo de las evaluaciones de los marineros y de los informes de salud mediante la asignación de más oficiales de alto rango para que los supervisen.

La Armada, en un informe difundido el lunes, reveló nuevos detalles sobre el servicio de Alexis en la Armada, como el que no reveló su arresto en 2004 por una discusión por un estacionamiento en Seattle.

Las autoridades dijeron que el informe de antecedentes que se entregó a la Armada omitió el hecho de que Alexis había baleado los neumáticos del vehículo de otra persona en esa discusión.

En contraste, el informe procedente de la Oficina de Administración de Personal decía que Alexis había "desinflado" los neumáticos.

Las autoridades de la Defensa han reconocido que muchas señales de alerta fueron omitidas en el antecedente de Alexis, lo cual permitió a éste tener autorización de seguridad a nivel secreto así como acceso a la instalación de la Armada, que es muy segura, no obstante su cadena de problemas de conducta y roces con la ley.

En la última semana, las autoridades han batallado para determinar qué podría hacer falta y qué cambios podrían efectuarse en un intento para impedir la repetición de este tipo de hechos de violencia en el futuro.

Sin embargo, a la fecha, las revisiones detalladas sólo ponen de relieve cuán subjetivas pueden ser las verificaciones de seguridad y cuán difícil es predecir la conducta violenta basada sólo en aspectos menores de conducta que podrían ser pasados por alto fácilmente.

La semana pasada, Mabus ordenó una revisión de la carrera de casi cuatro años de Alexis en la Armada.

Según un funcionario de alto rango de la Armada, el expediente policial incluía la información sobre el arma y el arresto de Alexis, a quien se acusó de vandalismo, fue fichado y pasó la noche en prisión.

Pero cuando compareció, los cargos habían sido retirados y él cree que el incidente fue borrado del expediente.