Nicaragua: disminuye mortalidad materna

La tasa de mortalidad materna, mujeres que dan a luz, ha descendido a 50,6 muertes por cada 100.000 nacidos vivos en 2012, mientras que en 2005 era de 86,47 por cada 100.000 nacimientos, informó el lunes el Ministerio de Salud de Nicaragua.

En su portal electrónico, el ministerio indicó que los avances en este campo se deben a medidas sanitarias de mayor acceso a los sistemas de salud y a programas específicos de brindar apoyo médico a mujeres embarazadas que viven en zonas rurales alejadas de las ciudades.

"Definitivamente que hay pasos concretos de parte de las autoridades de salud de acercar el servicio a más mujeres, las cifras lo dicen", dijo a la AP la ginecóloga Alba Sánchez, quien trabaja en el hospital Público Manolo Morales en Managua.

"El seguimiento que se le da al proceso pre natal es importantísimo, se le ha dimensionado correctamente, las mujeres tienen más conocimiento de cómo llevarlo y evitar más riesgos (con su bebé y con ellas)", agregó.

De acuerdo con el ministerio de Salud, las principales causas de muerte materna son: las hemorragias relacionadas con el embarazo, el parto o el puerperio, con el 34.07%; las enfermedades sistémicas o crónicas, entre otras.

Para Jasmina Cerna que fue trasladada desde la norteña provincia de Matagalpa, hacia Managua después de presentar amenazas de aborto, la información que le han brindado en el Centro de Salud en el que fue atendida desde que inició su embarazo fue muy importante.

La ginecóloga Sánchez, aseguró que otro factor que ha incidido en la reducción de las muertes maternas, principalmente en las zonas rurales, son las "Casas Maternas", las cuales alojan a mujeres embarazadas y les garantizan acceso a servicios médicos profesionales para que tengan un parto seguro.

Por la implementación de esa estrategia el gobierno de Nicaragua recibió en el 2011 el premio "Las Américas", de parte del Sistema de Naciones Unidas.

La mejora de la salud de las madres es uno de los ocho Objetivos del Milenio, suscritos en el 2000 por los gobiernos del mundo, entre ellos Nicaragua.

La meta que para el 2015 es una reducción de la mortalidad materna en un 75% respecto a la de 1990. Esta cifra correspondería a una tasa de 68,28 por 100 mil nacidos vivos. Nicaragua pretende llegar a solo 27 muertes por cada 100 mil nacidos.