Jefe de la ONU pide dejar de avivar guerra siria

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, instó el martes a los líderes mundiales a dejar de alimentar con armas el derramamiento de sangre en Siria y conseguir que ambas partes se sienten a la mesa de negociaciones para poner fin al "mayor desafío a la paz y la seguridad en el mundo".

En su discurso sobre el estado de la situación mundial para abrir la reunión anual de presidentes, primeros ministros y monarcas en la Asamblea General de la ONU, el secretario general dijo que la respuesta internacional al "uso atroz de armas químicas" en Siria el mes pasado "ha creado un impulso diplomático, las primeras señales de unidad en mucho tiempo".

Ban exhortó al Consejo de Seguridad de la ONU a adoptar una resolución "ejecutable" sobre un acuerdo entre Estados Unidos y Rusia para poner las armas químicas de Siria bajo control internacional a fin de destruirlas, así como a llevar ante la justicia a los autores del ataque con armas químicas del 21 de agosto en las afueras de Damasco "ya sea al referirlos a la Corte Penal Internacional o por otros medios conformes con el derecho internacional".

Diplomáticos de la ONU dicen que las diferencias entre Washington y Moscú sobre cómo debe hacerse cumplir la resolución han demorado las medidas en el Consejo de Seguridad. Rusia se opone a cualquier mención del Capítulo 7 de la Carta de Naciones Unidas, que contempla acciones militares y no militares para promover la paz y la seguridad. Rusia y China han vetado tres resoluciones respaldadas por Occidente que habrían presionado al presidente sirio Bashar Assad a poner fin a la guerra, que ya cumple más de dos años y medio y ha provocado la muerte de más de 100.000 personas.

El presidente estadounidense Barack Obama hizo eco de Ban al asegurar que debe haber "consecuencias" en una resolución del Consejo de Seguridad para verificar que el régimen de Assad cumpla con sus compromisos.

"Es hora de que Rusia e Irán se den cuenta de que su insistencia para que Assad siga en el poder provocará precisamente lo que temen, un aumento de la violencia que permitirá operar a los extremistas", dijo Obama. "Por el contrario, quienes apoyamos a la oposición moderada debemos persuadirlos de que el pueblo de Siria no soportaría el colapso de las instituciones y que la estabilidad política no puede alcanzarse sin resolver las genuinas preocupaciones de los alauíes y otras minorías".

El presidente turco Abdula Gul elogió acuerdo alcanzado por Rusia y Estados Unidos para destruir el arsenal químico sirio, pero agregó que no debe permitirse que quienes cometieron un "crimen contra la humanidad" escapen a la acción legal.

Gul, cuyo país comparte frontera con Siria y ha recibido a refugiados por el conflicto, lamentó las "consideraciones geopolíticas" que han entorpecido las acciones del Consejo de Seguridad para detener los enfrentamientos.

"Es lamentable que el Consejo de Seguridad de la ONU no haya cumplido con lo que debería ser su principal responsabilidad", y agregó que si la comunidad internacional no actúa para detener el conflicto, el para el próximo año la cifra de víctimas se duplicará.

Abdula II, rey de Jordania, dijo que los refugiados sirios han inundado su país y ya representan una décima parte de la población total. Esa cantidad podría crecer al 20% el próximo año y pidió a los líderes mundiales que promuevan una "transición rápida en Siria".

Ban denunció que más de 7 millones de sirios han sido forzados a abandonar sus casas y pidió tanto al gobierno como a la oposición que "levanten todos los obstáculos" para que los trabajadores humanitarios puedan actuar, además de "liberar a los miles de hombres, mujeres y niños que están detenidos sin ningún sustento legal".

Más allá de Siria, dijo Ban, "vemos graves tensiones y agitación en el Medio Oriente".

___

Los reporteros de la Associated Press Matthew Pennington y Lara Jakes, en Naciones Unidas, contribuyeron a este despacho.