Venezuela promete, pero se despide de Copa América

Venezuela comenzó la Copa América de la mejor manera posible, con un triunfo por 1-0 ante la Colombia de James Rodríguez y Radamel Falcao. Se trataba de la primera victoria de la Vinotinto sobre los cafeteros en el campeonato continental, un aviso del progreso del fútbol venezolano y de la nueva era del técnico Noel Sanvicente.

Sin embargo, la promesa quedó en nada.

La Vinotinto se desinfló en el siguiente partido por el Grupo C, un revés 1-0 ante Perú, y el domingo se despidió en la primera etapa al perder 2-1 contra Brasil. La eliminación es un paso atrás para una selección que hace cuatro años alcanzó las semifinales en Argentina, su mejor desempeño histórico en la Copa América.

"Venía convencido de que podía pasar de fase. Claro que estoy triste, decepcionado... pero esto continua", dijo Sanvicente en conferencia de prensa después del partido.

"Tuvimos dos partidos excelentes, un partido en el que no comenzamos bien pero finalizamos bien. Ver un Brasil lanzar pelotas a todos los costados, un poco nervioso, te da una sensación de que podíamos dar un poquito más y que podíamos conseguir la clasificación".

El equipo de Sanvicente descontó a los 84 minutos ante Brasil, con lo que quedó a un solo gol de empatar, clasificarse a la próxima ronda y eliminar a Colombia. Miku Fedor, autor del tanto, estuvo a dos centímetros de cabecear la igualdad en tiempo de reposición.

Venezuela, una nación de beisbolistas que tradicionalmente era condenada al último lugar de la tabla en el fútbol, ha mostrado un gran progreso en los últimos años. Empató con Brasil en la Copa América pasada y le ganó a Argentina en las eliminatorias para el Mundial de 2014.

Bajo el mando del predecesor de Sanvicente, César Farías, terminó sexta en esa eliminatoria, sólo una plaza por debajo de Uruguay, que disputó un repechaje y terminó clasificándose al Mundial.

La gran sorpresa de la Copa América fue su victoria 1-0 sobre una Colombia que llegó a Chile con etiqueta de favorita. Venezuela neutralizó al astro colombiano y goleador del Mundial, James Rodríguez, pero después perdió 1-0 ante Perú, en un partido en el que pecó de inocente y jugó una hora en desventaja numérica por la expulsión de Fernando Amorebieta.

Contra Brasil tuvo que remar en contra desde el principio. La Verdeamarela madrugó con un tanto de Thiago Silva y después se dedicó a administrar la ventaja.

"La realidad es que quedamos por fuera. Hay cosas muy buenas de cambiar la manera de jugar y de que los muchachos intentaron e hicieron dos partidos excelentes", dijo Sanvincente.

"Hoy el grupo tiene que estar tranquilo. Estamos todos tristes por no darle esa alegría al país, pero la realidad es que esto continua".