Suspendido partido Millonarios-Atlético Nacional

La alcaldía de Bogotá suspendió el martes el clásico entre el local Millonarios y Atlético Nacional de Medellín por el torneo Clausura del fútbol colombiano, tras los asesinatos de tres personas en distintos incidentes vinculados con barrabravas.

El secretario de Gobierno de Bogotá, Guillermo Alfonso Jaramillo, anunció la medida que contó con el respaldo del presidente de la liga profesional (Dimayor) Ramón Jesurúm, del vicepresidente de Colombia Argelino Garzón y del ministro del Interior Aurelio Iragorri Valencia.

"No puede haber fútbol cuando nos matamos por el fútbol", señaló Jaramillo. "Estamos de luto. No hay fútbol hoy (martes), no podemos disfrutar mientras mueren por una camiseta nuestros padres e hijos".

El duelo por la 11ra fecha estaba previsto para jugarse en el estadio local El Campín.

El primer asesinato se produjo a la medianoche del viernes y los otros dos el lunes por la noche, informaron las autoridades.

Barrabravas con la camiseta azul de Millonarios asesinaron a un sargento retirado del ejército cuando salió en defensa de su hijo que lucía la camiseta roja de Santa Fe el viernes.

Pedro Contreras, de 66 años esperaba a su hijo David, de 19, cundo observó que fanáticos lo golpeaban. Recibió una puñalada en el corazón cuando trató de defenderlo, indicó la policía.

El asesinato se registró en la víspera del juego entre rojos y azules que terminó 0-0.

Los enfrentamientos volvieron el lunes por la noche y los protagonistas fueron fanáticos de Millonarios y Nacional.

Carlos Andrés Medellín, de 19 años y seguidor del Nacional, fue apuñalado cuando iba a cambiar de autobús en la estación de Ricaute, en el centro de Bogotá. Medellín murió de camino a un hospital.

"Pido que recapacitemos, porque llevar una camiseta ya no es un orgullo, sino un riesgo que lo maten a uno", declaró Rosendo Medellín, padre de Carlos.

Por su parte, Carlos Javier Rodríguez, de 22 años, fue agredido por fanáticos cuando marchaba por una calle de Suba, un poblado al noroccidente de Bogotá, informó la alcaldesa local Marisol Perilla.

"Hoy estamos de luto, como podemos tener un partido de fútbol, no podemos tener fiestas... El alcalde Gustavo Petro se reunirá más tarde con los líderes de las barras", señaló Jaramillo.

Nacional es líder del campeonato con 25 puntos, mientras que Millonarios figura tercero con 17.

"El Gobierno apoya toda acción para impedir la muerte de más compatriotas por portar una camiseta. Hay que jugarle limpio a la vida", dijo el ministro Iragorri Valencia.

Varios equipos han tenido que jugar a puerta cerrada por la pésima conducta de sus barras.

"Muy importante que se hayan tomado la decisión de suspender el partido, es mucho más importante la vida de una persona que un partido de fútbol", opinó Garzón.

El control para el encuentro suspendido había sido encomendado a 1.300 agentes e incluía tres anillos de seguridad en torno al estadio.

"No queremos un fútbol de un solo color, no queremos un fútbol de muerte. Queremos un fútbol de paz, multicolor, de inclusión juvenil", escribió el alcalde Petro en su cuenta de Twitter.

Barrabravas acostumbran a citarse por las redes sociales en diversos lugares para enfrentarse, en muchas ocasiones sin partidos de por medio.

"Absolutamente entendible, la acatamos (la suspensión del juego), la preocupación es total, estamos viviendo un problema de intolerancia social muy grave, estamos muy preocupados y es necesario hacer algo", dijo por su lado Jesurúm.

El partido se disputará en una fecha futura, dijo Jesurúm en conferencia de prensa.

Los tres asesinatos en Bogotá se sumaron a otros siete en incidentes similares en distintos sitios de Colombia en lo que va del año, según las estadísticas de las autoridades.