Wall Street cierra a la baja por 4to día seguido

Wall Street no pudo sacudirse las dudas que pesan sobre la economía ni sobre una posible paralización del gobierno en su sesión del martes.

Resultados económicos mixtos y preocupaciones sobre el cierre del gobierno arrastraron las acciones a la baja en la última media hora de operaciones. Los papeles habían estado en terreno positivo la mayor parte del día.

El promedio industrial Dow Jones bajó 66 puntos, 0,4%, y cerró en 15.334 unidades. El índice Standard & Poor's de 500 empresas cedió cuatro enteros, 0,3%, y quedó en 1.697. Sin embargo, el índice compuesto Nasdaq avanzó tres puntos, 0,1%, y terminó en 3.768 unidades.

Los retrocesos, aunque modestos, ampliaron a cuatro días la racha de pérdidas del índice Standard & Poor's. Este periodo de declinación ha sido el más prolongado en un mes.

El promedio industrial Dow Jones también cerró a la baja por cuarta jornada consecutiva.

Los inversionistas enfrentaron noticias contradictorias sobre la economía el martes. De acuerdo con un informe, en julio los precios de las viviendas alcanzaron su nivel más alto en más de siete años. Otro informe mostró un pequeño retroceso en la confianza de los estadounidenses hacia la economía en septiembre.

Los inversionistas buscan el rumbo tras la sorpresiva decisión de mantener intacto el programa de estímulo económico hecha el miércoles pasado por la Reserva Federal.

Ellos esperaban una reducción en las compras mensuales de bonos de la Fed por 85.000 millones de dólares.

Los inversionistas analizan ahora los informes económicos, así como las declaraciones de funcionarios de la Fed, para imaginar cuál podría ser la próxima medida del banco central.

Algunos están nerviosos ante una paralización política en Washington. Les preocupa que el gobierno federal pudiera cerrar debido a que al parecer los legisladores en Washington logran pocos avances en las conversaciones presupuestarias.

"Un cierre del gobierno a partir de la semana entrante parece cada vez más posible", dijo Jim Russell, director regional de inversiones en la firma U.S. Bank. "Esa situación no será bien recibida por los mercados de capital, agregó.

Sin embargo, Brad Sorensen, director de mercados e investigaciones de sectores con la firma Charles Schwab, considera que al final serán efímeras las preocupaciones de un cierre del gobierno.

"Los inversionistas se han vuelto algo inmunes a los juegos de Washington", expresó Sorensen. "Los inversionistas con estómago fuerte posiblemente deban tomar la cuesta", apuntó.

En el verano de 2011, las acciones se desplomaron cuando los legisladores discutían elevar el límite del endeudamiento. El mercado también retrocedió en octubre del año pasado antes de las elecciones presidenciales debido a las preocupaciones de que un gobierno dividido sería incapaz de concertar una reforma fiscal.

Sin embargo, en cada ocasión, con apoyo del estímulo económico de la Fed, el mercado cambiario tuvo una firme recuperación.