Burócratas griegos inician paro de 48 horas

Los empleados de la función pública de Grecia dejaron sus puestos de trabajo el martes en el inicio de una huelga de 48 horas, la segunda en dos semanas en el sector estatal, para protestar por los recortes de empleos exigidos al país a fin de seguir recibiendo préstamos de rescate internacionales.

Los trabajadores de las escuelas estatales, oficinas de impuestos y hospitales se unieron a la huelga, mientras que los servicios de ambulancias operaban con un mínimo de personal. Los periodistas se sumaron con un paro de tres horas, retirando del aire cualquier noticia que no estuviera relacionada con la huelga.

Pero la participación parecía ser baja, con muchos servicios que seguían abiertos en el centro de Atenas, como oficinas postales, algunas escuelas y oficinas recaudatorias.

Miles de personas participaron en marchas pacíficas, lanzando consignas contra las medidas de austeridad por el centro de la capital y en Tesalónica, la segunda ciudad más grande del país, situada en el norte.

Grecia ha dependido de miles de millones de euros que le concedieron en préstamos de rescate otras naciones europeas de la zona del euro y el Fondo Monetario Internacional desde mayo de 2010. A cambio se le ha exigido que reestructure su economía e imponga duras medidas de austeridad que incluyen recortes salariales y de pensiones de jubilación, la imposición de nuevos impuestos y reiterados incrementos de los existentes.

Los préstamos de rescate se pagan en cuotas después que el país aprueba una inspección sobre el progreso de sus reformas que realizan la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI, conocidos como la troica. La más reciente inspección comenzó esta semana, con la visita de representantes de la troica que el domingo sostuvieron una reunión con el ministro de Finanzas. Grecia necesita de su aprobación a fin de obtener el desembolso de la siguiente cuota, que asciende a 1.000 millones de euros (1.350 millones de dólares) en octubre.

De acuerdo con las condiciones de su rescate internacional, el gobierno de Grecia debe suspender a 12.500 trabajadores con paga reducida para fin de mes. Aquellos que no puedan ser colocados en otros puestos del sector público perderían su trabajo.