EEUU e Irán se acercan más a diálogo de alto nivel

Washington y Teherán parecen encaminarse a una nueva etapa en su diplomacia, en momentos en que el secretario de Estado John Kerry tiene previsto reunirse con su contraparte de Irán y la Casa Blanca sopesa riesgos y beneficios de un encuentro entre el presidente Barack Obama y su colega iraní.

Un intercambio entre Obama y Hasan Rouhani en las márgenes de la Asamblea General de la ONU representaría la primera reunión de funcionarios de tan alto nivel de las dos naciones en más de 30 años.

Esas conversaciones podrían significar un punto de inflexión en las relaciones bilaterales, pero también pudieran ser vistas como un respaldo prematuro a un nuevo gobierno iraní que aún no responde a preguntas claves sobre el futuro de su controvertido programa nuclear.

Asesores de Obama dicen que no hay ninguna reunión programada entre ambos. Sin embargo, añadieron que Estados Unidos planea aprovechar las oportunidades diplomáticas en Nueva York e indicaron que no dejarán al azar un posible encuentro entre los dos presidentes.

"No pienso que nada vaya a suceder por casualidad en una relación y un asunto tan importantes", le dijo Ben Rhodes, asesor de seguridad nacional de Obama, a periodistas que viajaban con el presidente a Nueva York.

La elección de Rouhani, un clérigo moderado, ha generado conjeturas sobre posibles progresos en las estancadas negociaciones en torno al programa nuclear de Irán. Para las autoridades estadounidenses han sido especialmente interesantes los comentarios de Rouhani de que su gobierno tiene "autoridad completa" sobre las negociaciones nucleares, algo que marcaría un cambio radical respecto a previos gobiernos y su relación con el supremo líder de Irán, el ayatola Alí Jamenei.

Occidente sospecha que Irán está tratando de producir un arma nuclear, aunque Teherán insiste que sus actividades con ese tipo de energía están dirigidas a la generación de electricidad e investigaciones médicas.

Funcionarios estadounidenses dicen que el cambio de tono de Rouhani está motivado por la frustración del público iraní con los efectos de las severas sanciones económicas impuestas por Washington. Pero no está claro si Irán está dispuesto a tomar los pasos que Estados Unidos busca para aliviar las sanciones, incluido disminuir el enriquecimiento de uranio y el cierre de la instalación nuclear subterránea de Fordo.

Funcionarios del Departamento de Estado dijeron que Kerry buscará respuestas a esas preguntas esta semana cuando el nuevo canciller iraní Mohamed Javad Zarif se sume a conversaciones nucleares con Estados Unidos y otras cinco potencias mundiales.

La participación de Zarif, anunciada el lunes, es el primer encuentro en seis años entre un secretario de Estado norteamericano y un canciller iraní, aunque no está claro si ambos se separarán del grupo y realizarán conversaciones privadas.

___

Los periodistas de The Associated Press Matthew Lee, Edith Lederer y Darlene Superville en Nueva York, así como Donna Cassata en Washington, contribuyeron con este despacho.

___

Julie Pace está en Twitter como http://twitter.com/jpaceDC