Ex agente de FBI admitirá culpa en filtración a AP

Un ex especialista en explosivos del FBI dijo el lunes que se declarará culpable de revelar información secreta para un artículo de The Associated Press sobre una operación de inteligencia de Estados Unidos en Yemen en el 2012.

La historia derivó en una investigación de filtraciones y la confiscación de registros telefónicos de la AP por parte del gobierno en busca de la fuente de la información.

Donald Sachtleben, de Carmel, Indiana, dijo en documentos a la corte que él proporcionó detalles de la operación a un reportero. Hace cuatro meses, Sachtleben admitió también que distribuyó y poseía imágenes pornográficas de chicas menores de edad.

Un acuerdo de reducción de la pena que el acusado alcanzó con la fiscalía y fue presentado en el tribunal federal en Indianápolis prevé una pena de 11 años y ocho meses de prisión por ambos delitos.

El Departamento de Justicia dijo en una declaración que su presentación de argumentos contra Sachtleben se vio facilitada por la pesquisa de pornografía infantil, pero que él no fue identificado como sospechoso en las filtraciones hasta después que los investigadores analizaron los registros telefónicos de la AP y los compararon con otra evidencia que tenían.

"Nosotros nunca comentamos sobre nuestras fuentes", dijo Paul Colford, portavoz de la AP.

El acuerdo es la acción jurídica más reciente dentro de la enérgica persecución que ha efectuado el gobierno del presidente Barack Obama contra personas que cree han revelado secretos de gobierno, incluida la búsqueda de registros e incluso testimonios de periodistas que los fiscales consideran recibieron información secreta y después publicaron artículos sobre ella.

La presentación de documentos del lunes en la corte deriva de una investigación emprendida por el Departamento de Justicia poco después de que la AP informara que la inteligencia federal se había enterado de que la rama de al-Qaida en Yemen pretendía perpetrar un atentado espectacular mediante una nueva bomba, casi indetectable, a bordo de un avión de pasajeros con destino a Estados Unidos en el aniversario de la muerte de Osama bin Laden.

En el texto noticioso que la AP difundió el 7 de mayo de 2012 se dijo que funcionarios del gobierno que no identificó eran la fuente de los detalles de la operación, incluido que el FBI tenía la bomba incautada.

John Brennan, director de la CIA, ha calificado la filtración de "irresponsable y dañina", mientras que el secretario de Justicia Eric Holder dijo que el artículo periodístico fue resultado de "una filtración muy, muy grave".

El 10 de mayo, poco más de un año después de la difusión del texto, el Departamento de Justicia informó a la AP que había obtenido secretamente casi dos meses de registros telefónicos de más de 20 líneas de teléfono utilizadas por reporteros y editores de la agencia noticiosa, incluidos los de algunos que trabajaron en el artículo.

La cooperativa noticiosa protestó por las acciones del gobierno y las describió como desalentadoras para el periodismo de investigación, al tiempo que la compañía y sus reporteros no cooperaron en la pesquisa.

El director general de la AP, Gary Pruitt, consideró la confiscación de los archivos como una "intrusión masiva y sin precedentes" en la manera como las organizaciones noticiosas recolectan información.

En los archivos de la corte no se identifica a la AP ni se nombra al reportero que se comunicaba con Sachtleben. Sin embargo, el título de la nota de la agencia noticiosa que salió el 7 de mayo de 2012 es reproducido en los archivos de la corte federal, y Larry Mackey, el abogado de Sachtleben, dijo que la AP es la organización de noticias descrita en los documentos. Mackey tiene sus oficinas en Indianápolis.

Durante 25 años Sachtleben fue agente especial del FBI en bombas y trabajó en casos importantes relacionados con atentados terroristas, informó el gobierno.

Se retiró en 2008, pero luego regresó como contratista del FBI y mantuvo su autorización de seguridad para documentos "ultrasecretos" y su acceso al laboratorio del FBI en Quantico, Virginia.

Según documentos de la corte, Sachtleben dijo que visitó ese laboratorio en la mañana del 2 de mayo de 2012, al mismo tiempo que los expertos de esa dependencia examinaban la bomba. Sachtleben compartió esa información con un reportero esa misma mañana, indicó el gobierno.

El artículo de la AP fue publicado cinco días después, el 7 de mayo de 2012. En un principio la agencia noticiosa había accedido, durante varios días, a la solicitud del gobierno federal a aplazar su publicación.

___

Los periodistas de The Associated Press, Michael Tarm, en Chicago, y Pete Yost, contribuyeron a este despacho.