La Fiscalía colombiana se abstuvo el lunes de solicitar la renovación de una orden de captura contra el ex comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, por su presunta implicación en una falsa desmovilización de guerrilleros.

La determinación del órgano investigativo pretende motivar el regreso a Colombia de Restrepo para que responda personalmente ante los tribunales por el juicio que se adelanta en su contra. El ex comisionado abandonó el país desde enero de 2012, y su paradero exacto se desconoce.

"La Fiscalía le está tendiendo la mano (a Restrepo). Le está dando todas las garantías posibles y le está diciendo que se presente, para que por sí mismo pueda llevar la defensa en asocio con su abogado", informó ante los periodistas Mario Montes, jefe de la Unidad Anticorrupción.

La orden de arresto contra Restrepo fue expedida por un juez en febrero de 2012, con vigencia de un año.

Montes no descartó que más adelante la Fiscalía "considere pertinente" solicitar, ante un tribunal de garantías, la expedición de una nueva orden de captura contra Restrepo.

La Fiscalía investiga la desmovilización y entrega de armas de más de 60 presuntos rebeldes en marzo de 2006, en un acto público en el departamento de Tolima que encabezó Restrepo.

Al menos dos desmovilizados denunciaron ante la Fiscalía, a fines de 2010, que muchos de los rebeldes que depusieron las armas en esa ocasión eran en realidad ladrones, indigentes y desempleados reclutados por un ex miembro de las FARC que desde la cárcel supuestamente apoyaba gestiones de paz.

El ex comisionado siempre ha negado cualquier conocimiento y colaboración en el presunto montaje de desmovilización.