Carlos recupera fuerza de huracán frente a costas de México

Las autoridades cerraron escuelas y prepararon albergues en el litoral de México en el Pacífico debido al paso del huracán Carlos, que provocaba fuerte oleaje y ventarrones.

La tormenta volvió a convertirse en huracán el lunes, aunque el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dijo que posiblemente para el miércoles pierda fuerza y se degrade a tormenta tropical mientras se desplaza más o menos en paralelo a la línea costera y sus efectos se sientes un poco más allá de la región de Puerto Vallarta.

La noche del lunes, el vórtice de Carlos se ubicaba a unos 165 kilómetros (100 millas) al suroeste de la ciudad portuaria de Lázaro Cárdenas, y tenía vientos máximos sostenidos de 120 kilómetros por hora (75 millas por hora), indicó el Centro de Huracanes. La tempestad se desplazaba con dirección oeste-noroeste a unos 9 kph (6 mph).

Debido al temporal, olas altas azotaron Acapulco el fin de semana, donde arrojaron embarcaciones a la costa y arrastraron hacia el mar más de una decena de enramadas, en tanto que los ventarrones derribaron algunos árboles y anuncios grandes de publicidad.

No se informó que el mal tiempo hubiera causado daños mayores ni víctimas fatales.

Las autoridades dijeron que las escuelas estarían cerradas el lunes y solicitaron a los habitantes que permanecieran en sus casas.

Según funcionarios del estado de Guerrero, 507 albergues, incluidos 98 en Acapulco, están listos por si se necesitan en las zonas costeras.

Es posible que haya acumulaciones de lluvia de entre 15 y 25 centímetros (entre seis y 10 pulgadas) en el suroeste de México, con probabilidades de que alcancen 37 centímetros (15 pulgadas) en algunas zonas, dijo el Centro de Huracanes.

Un aviso de tormenta tropical y una alerta de huracán están vigentes desde Punta San Telmo a Playa Pérula.