Atacante de comisaría en Dallas tenía pasado violento

El hombre vinculado a un ataque violento a la comisaría central de Dallas fue acusado hace dos años de sofocar a su madre y posteriormente huir a un pueblo del este de Texas, donde las escuelas suspendieron actividades ante el temor de que pudiera atacarlas, de acuerdo con recuentos de la policía y de familiares.

La policía señaló que el sospechoso, que colocó artefactos explosivos afuera del cuartel y disparó a agentes la madrugada del sábado desde su camioneta blindada, se identificó a sí mismo ante las autoridades como James Boulware. Horas más tarde murió por el disparo de un francotirador de la policía, y el domingo la oficina forense no había confirmado oficialmente la identidad del hombre.

En entrevistas con The Associated Press, el padre de Boulware dijo que su hijo estaba enfurecido con la policía después de que perdió la custodia de su hijo, y su hermano recordó que los intentos de la familia por conseguirle ayuda a Boulware fueron desairados.

"Lo intentamos durante dos años", dijo el domingo su hermano, Andrew Boulware. "Honestamente nunca pensé que él llegaría alguna vez hasta este punto, pero en lo profundo de mi mente siempre supe que era una posibilidad".

Las autoridades consideraron que fue un milagro que nadie más haya resultado herido en el ataque, en el cual el hombre realizó disparos contra la fachada del edificio justo después de la medianoche. Después de la balacera, condujo la camioneta blindada contra una patrulla, aun disparando, y entonces inició una persecución hasta el estacionamiento de un restaurante de comida rápida en el suburbio de Hutchins. El francotirador de la policía le disparó durante el impase, pero transcurrieron varias horas antes de que se confirmara su muerte por temor a que la camioneta estuviera cargada con explosivos.

La policía informó que colocó a 14 agentes implicados en los hechos en licencia administrativa en espera de los resultados de una investigación.

Boulware fue arrestado en Dallas hace dos años por violencia familiar, en un caso que fue desechado posteriormente. Según reportes de la policía de Dallas, un testigo dijo que Boulware estaba en la casa de su madre y "comenzó a hablar groseramente sobre religión, judíos y cristianos". El reporte señala que Boulware entonces sujetó a su madre por el cuello durante dos o tres segundos hasta que una persona pudo apartarlo. Los dos hombres pelearon hasta que Boulware salió de la casa.

El reporte policiaco indica que posteriormente se reportó que él estuvo el mismo día en Paris, Texas, aproximadamente a 160 kilómetros (100 millas) de distancia, donde consiguió armas y un chaleco antibalas y habló sobre "disparar contra escuelas e iglesias". Andrew Boulware y su padre, Jim, confirmaron el incidente.

Andrew Boulware acusó a las autoridades de Dallas de no tomar en cuenta las declaraciones de los miembros de su familia que aseguraban que James estaba mentalmente inestable.

"Ellos lo diagnosticaron como sano en 15 minutos", señaló Boulware.

Él recuerda que James dijo que había soñado sobre la matanza en la Escuela Primaria Sandy Hook, en Newtown, Connecticut, y sobre otros desastres antes de que ocurrieran. También dijo que suplicó a James Boulware que obtuviera ayuda médica, y que fueron ante un funcionario local pero no fueron ignorados.

"Nunca fue diagnosticado adecuadamente", enfatizó Andrew Boulware. "Él podía ser el tipo más amable del mundo. Trató de ayudar a amigos siempre que podía. No era una persona amargada".

Su madre, Jeannine Howard, dijo en una declaración a los medios locales de prensa que ella consideraba que su hijo "*perdió la salud mental" mucho antes de su muerte.

"Él intentó obtener ayuda mental en numerosas ocasiones, pero el sistema le falló, porque fue declarado 'sano''', señaló en un comunicado. "Él estaba bastante delirante; era muy obvio.

___

Nomaan Merchant se encuentra en Twitter como http://www.twitter.com/nomaanmerchant.