Se retira funcionaria en escándalo del IRS

Lois Lerner, la funcionaria del Servicio de Rentas Internas en el centro del escándalo que afecta a la agencia, se retira, confirmó ésta el lunes.

Lerner encabezaba la división del IRS (siglas en inglés de la agencia) que procesa las solicitudes de estatus de exención tributaria cuando fue colocada bajo licencia con goce de sueldo en mayo. Bajo su mandato, la institución admitió que agentes inapropiadamente sometieron a grupos del tea party a un escrutinio adicional cuando dicha agrupación conservadora solicitó el estatus de exención fiscal entre 2010 y el 2012.

Lerner reveló inicialmente esa política en una conferencia sobre derecho en mayo, cuando se le hizo una pregunta en torno al tratamiento que daba el IRS a grupos políticos. Menos de dos semanas más tarde, se negó a responder a preguntas en una audiencia ante legisladores, citando su derecho constitucional a no incriminarse.

Congresistas republicanos han pedido reiteradamente el despido de Lerner. El IRS indicó el lunes en un comunicado que las leyes de privacidad le prohíben comentar más sobre un empleado.

La revelación de Lerner el 10 de mayo en la conferencia desató una tormenta en la agencia. El presidente Barack Obama forzó al comisionado interino del IRS a renunciar al puesto y gran parte de la cúpula de la institución fue reemplazada. Tres comisiones del Congreso y el Departamento de Justicia lanzaron investigaciones.

En un principio Lerner dijo que la controversial táctica estuvo limitada a unos agentes en una oficina en Cincinnati. Desde entonces, investigaciones del Congreso han descubierto evidencia de que funcionarios en Washington estaban al tanto de que las solicitudes del tea party estaban siendo demoradas durante años en algunos casos, al tiempo que en ocasiones los grupos fueron sometidos a un pesado escrutinio.

Sin embargo, las investigaciones no han arrojado indicio alguno de que personas fuera del IRS hayan ordenado esa táctica ni que estuviesen al tanto de ella.

La agencia tributaria emitió una declaración el lunes en la que detalló algunas de las acciones que ha tomado desde el estallido del escándalo, incluida la substitución de personal administrativo y la implementación de políticas más estrictas de monitoreo y responsabilidad en el funcionamiento interno.

"El IRS está consiguiendo importantes progresos en la solución de las deficiencias subyacentes de organización y administración", señaló la declaración. "Nuestro objetivo es restaurar la fe pública y la confianza en el sistema tributario. Hemos enviado casi 400.000 páginas de documentos al Congreso y facilitado entrevistas con decenas de empleados. Esperamos seguir cooperando con el Congreso y otras investigaciones".

___

Stephen Ohlemacher está en Twitter como: http://twitter.com/stephenatap