América: ¿Qué quiso inventar el "Tata"?

El técnico de Argentina Gerardo Martino sacó a relucir un impensado libreto con un par de cambios ante Paraguay que causaron asombro en la Copa América.

Ni siquiera cuando hay que dar vuelta un resultado un entrenador dispone el ingreso de dos centrodelanteros a la vez, como hizo Martino la noche del sábado cuando su equipo ganaba 2-1. Paraguay terminó empatando 2-2 sobre la hora ante un equipo que había quedado descompensado.

Lo más llamativo es que el propio Martino declaró públicamente que no es afecto a que jueguen dos "nueves" juntos.

Cuando Paraguay olfateaba el empate y Argentina necesitaba de más ayuda en el medio, el "Tata" decidió un doble cambio a 15 minutos del final y mandó a la cancha a Carlos Tevez y Gonzalo Higuaín por Javier Pastore y Sergio Agüero, autor del primer gol Albiceleste.

"Necesitábamos liquidar el partido", declaró después Martino, cuyo equipo terminó "liquidado" con un empate con sabor a derrota cuando Lucas Barrios la embocó en la agonía del partido. "Esos cambios se debieron a que buscamos recuperar la presión alta que habíamos perdido incluyendo a dos tipos frescos ahí arriba".

Los cambios, sin embargo, fueron muy cuestionados en las redes sociales y por parte de la prensa argentina.

"Además de que no era lo que el partido pedía, los ingresos simultáneos de Tevez e Higuain dejaron la sensación fea, que ojalá sea equivocada de nuestra parte: que el entrenador se sintió obligado a ponerlos en función al peso específico de sus figuras", destacó en La Serena el periodista de la revista argentina El Gráfico Elías Perugino, aludiendo a viejas controversias en torno a la convocatoria o no del popular Tevez. "Si pensó en darles rodaje para evitar algún mal humor, desatendiendo las necesidades del partido que aún estaba por resolverse, se trataría de un error ciertamente peligroso", agregó Perugino.

Las variantes no hicieron más que agudizar el desconcierto de su equipo: Tevez, un implacable goleador de la Juventus de Italia y de cuanto equipo ha integrado, terminó lejos del área, batallando al lado de Javier Mascherano en el círculo central, mientras Higuaín fue una réplica de un llanero solitario aislado de sus compañeros.

"El objetivo fue cerrar el partido con ellos, buscar concretar alguna situación", explicó Martino, ex técnico de Paraguay y con un fugaz paso por Barcelona de Lionel Messi y Neymar.

Pero los refrescos no gravitaron y solo se hicieron notar dos veces: un pase de Higuaín para un remate sin fortuna de Angel di María y sobre la hora un cabezazo de Tevez apenas desviado.

Argentina jugará su segundo partido el martes ante Uruguay, vencedor en la ronda inaugural 1-0 sobre Jamaica.