Italia advierte de represalias a la UE por plan de migrantes

Italia advirtió el domingo que tomará represalias contra la Unión Europea si sus gobiernos no hacen su parte en las propuestas para recibir más solicitantes de asilo, en momentos en que migrantes desesperados por alcanzar el norte de Europa acamparon por tercer día a lo largo de las fronteras del norte de Italia, cada vez más reforzadas por sus vecinos.

El primer ministro italiano Matteo Renzi amenazó con adoptar un "Plan B" no especificado si la UE no muestra una mayor solidaridad con Italia, que ha llevado la peor parte de la labor de rescatar a los migrantes en el mar y prestarles primeros auxilios en centros de acogida en todo el país, todos desbordados de refugiados.

El ministro italiano del Interior, Angelino Alfano, dijo el domingo que la UE se va a topar con "una Italia diferente" si no aprueba un plan de redistribución de refugiados durante una reunión de ministros del Interior de la UE esta semana en Luxemburgo.

Dijo que también presionaría para obtener ayuda europea a fin de repatriar a los inmigrantes que no califiquen para obtener asilo. Agregó que Italia asumió el año pasado el costo de repatriar a casi 16.000 migrantes que no calificaron para recibir el estado de refugiados.

"Lo diré con mucha claridad. Muchachos: ya sea que hagamos una distribución equitativa de los migrantes en Europa, o bien organizamos campamentos de refugiados en Libia, o podemos organizar una política seria de repatriación", dijo Alfano al canal TG24 de Sky. "Si Europa no cumple su responsabilidad y se solidariza, se topará con una Italia diferente", agregó.

La disputa diplomática ocurre mientras los migrantes continúan languideciendo en puntos clave a lo largo de las fronteras de Italia con sus vecinos del norte, después que la policía francesa bloqueó los cruces fronterizos la semana pasada, incluso el de Ventimiglia, cerca de sitios turísticos en la Riviera francesa, como Niza y Saint-Jean-Cap-Ferrat.

"¿Dónde están los derechos humanos? ¿Dónde está la humanidad? Este es un gran problema para nosotros", dijo Naser Alden Abdulaziz, un migrante de Darfur, Sudán, que estaba entre unas 200 personas, la mayor parte de Sudán, Libia y Eritrea, que protestaron por tercer día en la frontera de Ventimiglia.