Los penales sonríen otra vez a Brasil en Mundial Sub20

Brasil sobrevivió el domingo a su segunda definición seguida por penales y se impuso a Portugal por 3-1 para pasar a las semifinales de la Copa Mundial Sub20.

Tras imponerse a Uruguay por 5-4 en octavos de final, la pentacampeona volvió a mostrar sus credenciales y el miércoles se enfrentará a Senegal, que ganó 1-0 a Uzbekistán en otro encuentro de la jornada.

La otra semifinal será disputada por Mali y Serbia luego que ambos salieron victoriosos de definiciones por penales ante Alemania y Estados Unidos, respectivamente.

Portugal fue de lejos el mejor equipo en el tiempo reglamentario, poniendo a prueba varias veces a la defensa brasileña gracias a Gelson Martins, Rafa y Nuno Santos. Pero Brasil aguantó el vendaval y el partido terminó 0-0.

"Portugal creó más ocasiones que nosotros y se mereció ganar hoy", dijo el seleccionador brasileño, Rogerio Micale. "Fueron mejores que nosotros, pero dicho eso, no creo que nadie pueda decir que no merecimos pasar de ronda".

Andreas Pereira, un volante fichado por Manchester United, marcó para Brasil, mientras que Rony Lopes, del Manchester City, replicó para Portugal al comienzo de la tanda desde los 12 pasos. Después, los portugueses Raphael Guzzo, Andre Silva y Santos fallaron sus disparos, mientras que el capitán Danilo y Gabriel Jesús marcaron para dar la victoria a Brasil.

Portugal fue mucho más creativa y amenazante en un encuentro que no cumplió las altas expectativas de duelo entre grandes rivales y potencias del fútbol.

Brasil pareció aletargada en ocasiones, posiblemente debido al cansancio por el tiempo extra con Uruguay pero también en un indicio del recelo que parece haberla dominado durante el encuentro. Su partido con Uruguay también quedó empatado 0-0 tras la prórroga.

"Sabíamos que sería duro, y así resultó", dijo Micale. "Estábamos cansados tras jugar un tiempo extra contra Uruguay, y sufrimos un poco".

Por su parte, Mali dio una de las sorpresas del torneo al remontar a la selección favorita, Alemania, e imponerse 4-3 en los penales para pasar a semifinales tras terminar 1-1 en el tiempo reglamentario.

Los dos equipos anotaron los tres primeros penales antes de que el maliense Adama Traore viera su disparo parado y Julian Brandt, que había marcado el tanto de Alemania en el tiempo reglamentario, envió su disparo por encima del arco.

Mali puso entonces el 4-3 y Niklas Stark, que necesitaba marcar para mantener a Alemania en liza, envió demasiado lejos el balón. Mali, que fue eliminada como semifinalista en 1999, se enfrentará el miércoles a Serbia, que se impuso a Estados Unidos.

"No perdimos el partido por el rival, lo perdimos por los penaltis", comentó el técnico alemán Frank Wormuth. "Al final, ganar es suerte".

Antes, los campeones de 1981 no se habían mostrado tan dominantes como muchos esperaban y no tiraron a puerta hasta los 30 minutos.

El gol de Alemania a los 38 minutos fue soberbio. Una falta de Hany Mukhtar se desvió hacia arriba, pero los alemanes recuperaron el balón con calma y Brandt definió desde fuera de la zona de penalti, a través de los jugadores, hasta la esquina del arco.

Serbia y Estados Unidos intercambiaron 18 lanzamientos hasta que Serbia se impuso 6-5 en un partido que acabó 0-0 tras el tiempo extra. La defensa serbia se llevó el mérito por la victoria, al limitar a Estados Unidos a tan sólo dos tiros a puerta.

En el otro partido de cuartos, Mamadou Thiam anotó a los 76 minutos para dar la victoria a Senegal 1-0 sobre Uzbekistán. Después de varias intervenciones del portero de uzbeko Dilshod Khamraev, Thiam se combinó con Remi Nassalan para conseguir el gol de la victoria.