Muere Dennis Farina, astro de "Law & Order"

Dennis Farina, un ex policía de Chicago que saltó a la fama interpretando a un detective en la serie de televisión "Law & Order", falleció. Tenía 69 años.

El actor murió el lunes por la mañana en un hospital de Scottsdale, Arizona, tras sufrir de un coágulo en el pulmón, dijo su representante, Lori De Waal.

Durante tres décadas, Farina fue un actor de carácter que demostró una extraordinaria destreza, encanto y, cuando fue necesario, dureza, haciendo uso efectivo de su rostro marcado, su cabello gris acero, su sonrisa de marfil y su amplio bigote.

"A veces uno puede tomar esos papeles dramáticos y quizás interponerles un poquito de humor, y creo que el reverso también funciona", dijo Farina una entrevista en el 2007 con la Associated Press. "Para mí, una de las cosas graciosas de la vida es un tipo que se toma a sí mismo muy en serio".

Farina apareció en películas que incluyen "Get Shorty" ("El nombre del juego"), "Saving Private Ryan" ("Rescatando al soldado Ryan") y "Midnight Run".

Entre sus muchos créditos televisivos destaca su papel del detective Joe Fontana en "Law & Order" durante las temporadas de 2004-06, en reemplazo del actor Jerry Orbach.

El productor ejecutivo de "Law & Order" Dick Wolf dijo que estaba "pasmado y triste de oír sobre la inesperada muerte de Dennis esta mañana. La familia de 'Law & Order' le tiende sus condolencias a su familia".

También actuó en la serie de los 80 "Crime Story" y en el drama de HBO "Luck" entre 2011 y 2012.

Recientemente terminó de filmar la comedia "Lucky Stiff" y apareció como invitado en la comedia de Fox "New Girl".

Un veterano del teatro de Chicago, Farina actuó en "Bleacher Bums" de Joseph Mantegna y en "Streamers", dirigida por Terry Kinney, entre otras producciones.

Farina nació el 29 de febrero de 1944 en Chicago, el séptimo hijo de una familia de inmigrantes italianos, y creció en un barrio de clase trabajadora.

Tras servir al ejército estadounidense por tres años, pasó 18 en el Departamento de Policía de Chicago, como agente uniformado (estuvo ahí en los disturbios de Chicago de 1968) y como detective de robos, antes de conseguir su camino en la actuación con casi 40 años.

Su primera película fue el drama de acción de 1981 "Thief", dirigido por Michael Mann, a quien conoció a través de un amigo mientras trabajaba para el Departamento de Policía de Chicago.

"Recuerdo que fui al plató ese día y cómo todo eso me fascinó", dijo Farina en el 2004 durante una entrevista con la Associated Press. "Me gustó. Y todos fueron extremadamente amables conmigo. Si la gente hubiera sido grosera y me hubiera tratado mal, hubiera seguido otro camino".

Continuó trabajando como detective mientras asumía papeles dramáticos ocasionales, e incluso se tomó un periodo de licencia en la policía de Chicago para trabajar en "Crime Story", antes de abocarse por completo a la actuación.

Farina deja tres hijos, seis nietos y a su compañera por años, Marianne Cahill.