Mutis no le temía a la muerte, dice su hijo

Santiago Mutis, uno de los hijos del fallecido escritor colombiano Álvaro Mutis, dijo el lunes que su padre tenía una buena relación con la muerte y calificó como hermosa la amistad que sostuvo con el laureado Nobel Gabriel García Márquez.

"Él tenía con la muerte una relación de amistad; no creo que nadie está preparado para morir... (En su) obra la trata, le conversa, a ella intenta hacerla una amiga, no la busca, no le teme, pero la trata digamos amorosamente porque sabe que allí esta", aseguró Mutis hijo en una entrevista con la emisora de radio local La FM.

Álvaro Mutis falleció la tarde del domingo en la Ciudad de México. Tenía 90 años.

"Los días de él finales pues son los días de un hombre de 90 años, es decir, cargando con las dificultades, pero una persona que siempre quiso la vida, quiso estar vivo", agregó.

Explicó que su padre "no estaba enfermo" pero que en los últimos días tuvo una neumonía. "Esa neumonía hizo que su pulmón se llenara de agua" y esa complicación lo llevó a la muerte.

"Los hijos sabemos muy poco de los padres" porque "los que saben de los padres son sus propios amigos, es decir, Gabo", dijo en referencia a García Márquez. "La amistad de mi papá con Gabo es una amistad que comienza (cuando) ellos eran jovencitos, entonces es una amistad que van... haciéndola juntos. La amistad es una aventura, es una aventura que causa transformaciones en las personas".

Fue, en síntesis, "una lección de verdad muy hermosa, muy bella", añadió. "Es una amistad que se mantiene toda la vida, estando en países distintos, estando en el mismo país, es decir, en cuanto a los libros, en cuanto a sus cosas todo se conversó, compartiendo cantidades de gente, de amigos, de hechos, entonces es una amistad que es la vida, es la vida".

En México, donde los restos del escritor fueron velados en una funeraria privada de la capital con la presencia de amigos y funcionarios, la máxima autoridad cultural dijo que ofreció a su familia realizar un homenaje en los siguientes días.

"Acordé con Carmen que haremos un Homenaje Nacional a Álvaro Mutis, donde ella y sus hijos decidan", escribió en su cuenta de Twitter Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, sobre la decisión tomada con la esposa del escritor colombiano.

Otro de los amigos personales de Álvaro Mutis y García Márquez, el escritor colombiano Plinio Apuleyo Mendoza, recordó a Mutis como el mecenas del Nobel de Literatura de 1982.

"Yo lo había conocido aquí en Bogotá porque nos veíamos mucho los tres. Después, cuando él se fue a México..., recuerdo mucho que Gabo decidió irse también y yo le ayudé para que llegara a México, porque Gabo no tenía dinero para llegar allá", relató Mendoza en conversación telefónica con la AP. "Yo le giré lo que pude y con eso le alcanzó para llegar a México porque allá ya estaba Álvaro Mutis y así abrió Gabo su carrera. En México se volvió realmente famoso con su libro 'Cien años de soledad'. Pero su gran protector no fui yo, fue Álvaro".

Añadió que "las conversaciones con Álvaro eran abiertas, muy fáciles, porque era un hombre de una gran cultura literaria. Era un hombre que lo estaba a toda hora ilustrando a uno sobre obras, libros que debía leer".

Finalmente lo calificó como un gran narrador, pero sobre todo, un gran poeta.

En tanto, el poeta colombiano Juan Manuel Roca dijo telefónicamente que Mutis "era una cifra muy importante de la poesía y de la literatura en toda nuestra comunidad lingüística, con un valor importantísimo y creo que así quedará en la historia".

Para Roca, el legado de Mutis "lo dejó en las dos orillas (porque en la novela y en la poesía) hacía cosas extraordinarias. (Pero) yo diría que en la poesía. Desde sus primeros libros... su voz ya era única y reconocida en todo el coro de la poesía hispanoamericana".

Recordó que en alguna oportunidad visitó con Mutis y el también escritor Germán Espinosa la tumba del argentino Jorge Luis Borges en Ginebra.

Y a Mutis, "que no era un hombre que se pusiera en trances muy trascendentales y muy solemnes, se le veía muy conmovido y realmente fue una visita que para mí quedó en la memoria", dijo.

Mutis gozó de una extensa popularidad fuera de Colombia y fue considerado por la crítica como uno de los escritores latinoamericanos más importantes de su época, junto a García Márquez.

A pesar de las dificultades que encaró, incluida una temporada encarcelado en México, produjo una extensa colección de novelas y poesía que le granjeó premios y honores internacionales como el galardón literario Xavier Villaurrutia (1998), el Príncipe de Asturias a las Letras (1997) y el premio Cervantes (2001).