La cantidad de niños que realiza trabajos peligrosos se redujo a la mitad entre 2002 y 2012, para quedar en 85 millones, pero esa baja no será suficiente para alcanzar la meta de que en 2016 no haya ningún menor haciendo esas labores, informó el lunes la agencia de trabajo de Naciones Unidas.

El informe cuatrianual que realizó la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre trabajo infantil resaltó la significativa reducción. En 2001, 171 millones de niños entre cinco y 17 años realizaban algún trabajo que ponía en riesgo su salud, seguridad o desarrollo moral, de acuerdo con la agencia.

Pero la directora para la eliminación del trabajo infantil de la OIT, Constance Thomas, dijo a la prensa que debido a las metas establecidas demasiado optimistas en 2006 "al paso que vamos probablemente no alcanzaremos la meta" de acabar con las labores peligrosas para los menores.

El reporte mostró que el número global de niños trabajadores cayó una tercera parte en un periodo de 12 años, al pasar de 264 millones a 168 millones. La agencia de Naciones Unidas atribuyó el descenso a la voluntad política de gobiernos que permitió crear leyes que brindan mayor protección social y educación para los niños.

El mayor progreso se registró entre 2008 y 2012, cuando la cifra global descendió de 215 millones 168 millones pero los oficiales de la ONU dijeron que ese comportamiento no es suficientemente bueno.

"Lo último que queremos es que las buenas noticias de este informe nos lleven a la autocomplacencia", dijo Thomas en conferencia de prensa.