Un fuerte incendio en uno de los parques más grandes de Quito ardía sin control el domingo tras varias horas de haber comenzado sin que se hayan reportado personas afectadas.

Unos 300 integrantes de los bomberos, las fuerzas armadas y la policía trabajaban en el parque Metropolitano, ubicado en la zona nororiental de la capital, una zona verde de 557 hectáreas (225 acres) de extensión que acoge 10 especies de colibríes y 70 de otras aves.

De manera "sospechosa" se produjeron al menos cuatro incendios el domingo en la tarde, indicó Augusto Barrera, alcalde de Quito, de los cuales el más grave era el del parque. Además del personal que lucha directamente contra el fuego, también participan dos helicópteros de las fuerzas armadas y 47 vehículos, agregó.

Barrera exhortó a la ciudadanía a denunciar cualquier actitud "delincuencial", pues "claramente se trata de un incendio provocado" al borde del eje vial.

Junto al alcalde concurrió al lugar el ministro del Interior, José Serrano, quien ofreció una recompensa de hasta 100.000 dólares para quienes proporcionen información certera que permita ubicar a los responsables.