El tifón más poderoso de este año golpeó el sur de China el domingo, obligando a la cancelación de centenares de vuelos, cerrando centros comerciales y dejando en estado de alerta una planta nuclear tras castigar partes de las Filipinas y Taiwán con lluvias copiosas y vientos muy intensos.

El vórtice del tifón Usagi se desvió de Hong Kong a último momento y tocó tierra al noreste de la ex colonia británica. Los meteorólogos habían dicho que era una "amenaza grave" para esa ciudad.

Usagi --conejo en japonés-- fue clasificado como un tifón grave, con vientos sostenidos de 175 kilómetros (109 millas) por hora y ráfagas de hasta 213 kph (132 mph).

La tormenta fue degradada el sábado de súper tifón --cayendo sus vientos sostenidos a menos de 241 kilómetros (150 millas) por hora-- al pasar por el Estrecho de Luzón, entre Filipinas y Taiwán, por lo que seguramente evitó a los residentes de ambos lugares los vientos más destructivos cerca del vórtice.

En las Filipinas, Usagi dejó por lo menos dos muertos y otros dos desaparecidos, mientras que en Taiwán nueve personas resultaron heridas por la caída de los árboles en la isla de Kinmen, frente a la costa de China.

El tifón tocó tierra cerca de la ciudad de Shanwei, en la provincia china de Guangdong, a unos 140 kilómetros (87 millas) al noreste de Hong Kong y avanzaba con dirección oeste-noroeste a 22 kph (14 mph), dijo el Observatorio de Hong Kong. Llegaría durante la noche a unos 100 kilómetros (62 millas) al norte de Hong Kong.

El servicio de transbordadores entre Hong Kong y Macao y las islas aledañas fue suspendido al aumentar el observatorio la advertencia de tormenta al escalafón 8, el tercero más importante en la escala de cinco. Registró vientos de 68 kph (42 mph) y advirtió que la marea causada por la tormenta y las copiosas lluvias causarían inundaciones en las zonas bajas.

La policía ordenó en Shanwei a más de 8.000 pesqueros que regresaran al puerto y más de 1.200 residentes fueron llevados a refugios temporales, dijo la agencia noticiosa oficial china Xinhua.

___

El periodista de The Associated Press Jim Gómez en Manila contribuyó a este despacho.