Católicos de todo el mundo reaccionaron, en forma predominantemente positiva, a las declaraciones del papa Francisco acerca de que la iglesia ha prestado demasiada atención a reglas sin importancia sobre asuntos controversiales como la homosexualidad, el aborto y el uso de anticonceptivos.

En las misas del fin de semana, los fieles reflexionaron sobre la forma en que creen que lo dicho por el papa influirá en la comunidad católica. El pontífice dijo el jueves que los sacerdotes debían enfocarse menos en asuntos que dividen a la sociedad y preocuparse más por la compasión que por la condena.

Marilyn White, una residente de Manhattan de 73 años de edad, acudió a misa a la catedral de San Patricio el domingo. Allí se le preguntó sobre las declaraciones del papa.

"Creo que envió un buen mensaje", respondió White. "Creo que está abriendo una oportunidad para que la gente se comunique con la iglesia y pueda volver a ella".

El arzobispo de Nueva York, Timothy Dolan, dijo a los reporteros que Francisco "habla como Jesucristo" y que representa una "bocanada de aire fresco".

Afuera de una iglesia en Coral Gables, Florida, Frank Recio dijo que está contento de que el papa esté cambiando el tono de la iglesia.

"Soy creyente católico, siempre lo he sido. Creo que la iglesia se ha alejado de la gente a medida que el mundo ha evolucionado", agregó el hombre de 69 años, jubilado de la industria tecnológica.

Irene Delgado, una católica de La Habana, Cuba, dijo que la iglesia se está rezagando y que necesita adaptarse a la era moderna.

"El mundo evoluciona. Creo que la iglesia católica se ha dado cuenta de que se queda atrás y eso es positivo", dijo. "Creo que si escogieron a este papa por ser progresista. Las cosas deben cambiar".

En Boston, Evelyn Martínez dijo que está de acuerdo con Francisco en el sentido de que la compasión debe ser una de las prioridades para el catolicismo. "No creo que la preferencia sexual deba separar a alguien de su religión", dijo Martínez, de 26 años, estudiante de posgrado del colegio Emerson después de la misa del sábado por la noche.

En Filipinas, la nación más católica de Asia, la empresaria de Manila Ching Domasian dijo el domingo que la iglesia debe seguir oponiéndose al aborto y la homosexualidad pero le agrada que Francisco busque mejorar las relaciones con todos los grupos.

___

Los periodistas de The Associated Press Rodrique Ngowi en Boston; Anne Marie García en La Habana; y Jim Gomez en Manila, Filipinas, contribuyeron a este despacho.