Lazos estrechos entre la Casa Blanca y la NSA

Anonadado por la reacción pública ante los nuevos detalles del espionaje por parte de la Agencia de Seguridad Nacional, el presidente Barack Obama seleccionó un grupo de asesores que llamó expertos independientes para examinar el programa de esa oficina, asegurar que no violen las libertades civiles y restaurar la confianza del pueblo estadounidense.

Sin embargo, a pocas semanas de concluir el primer plazo para que rinda un informe a la Casa Blanca, el grupo ha funcionado esencialmente como un brazo de la oficina del director de Inteligencia Nacional, que supervisa a la NSA (sus siglas en inglés) y al resto de las entidades de espionaje de Estados Unidos.

Los asesores trabajan en oficinas prestadas por Inteligencia Nacional. Los pedidos de entrevistas y partes de prensa de la comisión son cuidadosamente coordinados por medio de la oficina de prensa del DIN. El director de inteligencia, James Clapper, eximió a la comisión de las normas estadounidenses que requieren a los grupos federales realizar sus labores y reuniones de forma que puedan ser observadas por el público. Su informe final, cuando aparezca, será presentado a la Casa Blanca para su aprobación antes de que pueda leerlo el público.

Incluso el nombre oficial de la comisión sugiere que es encabezada por la oficina de Clapper: "Grupo Revisor sobre Inteligencia y Tecnologías de Comunicaciones del Director de Inteligencia Nacional".

En las últimas semanas sus reuniones con la industria de la tecnología y grupos defensores de la privacidad han sido vetadas al público pese a que no fue tratada información confidencial alguna, según los participantes. Algunos asistentes dijeron a The Associated Press que todo ello provoca temores sobre los programas de espionaje de la NSA. En una sesión, dijeron dos participantes, los miembros de la comisión dijeron que el grupo quizá realice pronto una reunión secreta por separada con los ejecutivos de la tecnología para analizar los detalles de los programas de espionaje secretos.

"Nadie puede mirar a este grupo y decir que es completamente independiente", dijo Sascha Meinrath, director del Instituto de Tecnología Abierta y vicepresidente de la Nueva Fundación Estadounidense. Meinrath dijo que la reunión a puerta cerrada "deja al público fuera".

En un discurso del 9 de agosto, Obama dijo que la comisión es "un grupo independiente" y agregó que sus miembros "estudiarían cómo podemos mantener la confianza de la gente, cómo podemos asegurar que no hay abuso alguno el uso de estas tecnologías de vigilancia".

Días después, el documento oficial de la Casa Blanca -- la carta legal del grupo -- no especifica que su nuevo cometido sea independiente del gobierno de Obama. Ordena a la comisión resaltar en su revisión si los programas de espionaje de Estados Unidos protegen la seguridad nacional, favorecen la política exterior y están protegidos del tipo de filtraciones que ocasionaron el debate nacional. La consideración final, según el documento de la Casa Blanca, fue pedir a la comisión que examine "nuestra necesidad de mantener la confianza pública" pero no contiene mención alguna sobre los abusos de espionaje que debería investigar la comisión.

En una declaración difundida por la oficina del DIN, la comisión confirmó a la AP que Clapper la eximió de la Ley del Comité Federal Asesor, que obliga a esas comisiones a realizar reuniones abiertas al público y notificar al público de sus actividades. Agregó que Clapper adoptó la decisión debido a la "elevada naturaleza secreta de su revisión", aunque insistió que "realizamos esta revisión (de la forma) más abierta y transparente posible".

_____

En internet:

Privacy and Civil Liberties Oversight Board: http://www.pclob.gov --