Rusia está dispuesta a enviar observadores militares a Siria para garantizar la seguridad de la iniciativa para eliminar las armas químicas sirias, dijo el ministro ruso de relaciones exteriores Serguéi Lavrov.

Pero agregó que no está considerando el envío de un contingente militar completo.

De acuerdo con un plan ruso-estadounidense, Siria debe entregar su arsenal químico. La seguridad es uno de los mayores desafíos del plan, incluyendo la prevención del robo de esas armas.

Lavrov dijo que Rusia ha propuesto que haya una presencia internacional en el perímetro de las zonas sirias donde trabajarán los expertos en armas químicas.

En comentarios reportados el domingo por agencias de noticias rusas, Lavrov dijo que "estamos dispuestos a compartir nuestro personal militar para participar en esas fuerzas", pero "me parece que los observadores militares serán suficientes".