Venezuela: Investigan tráfico de cocaína a Francia

Las autoridades venezolanas investigan las actuaciones de funcionarios del comando antidrogas de la Guardia Nacional tras el decomiso en París de un cargamento de más de 1.300 kilogramos (3.000 libras) de cocaína presuntamente transportado en un vuelo comercial de la aerolínea Air France procedente de Caracas, anunció el sábado la Fiscalía General.

El Ministerio Público dijo en un comunicado que dos fiscales fueron designados para investigar "las actuaciones que realizan funcionarios del Comando Antidrogas de la Guardia Nacional, en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía 'Simón Bolívar''', que sirve a la capital venezolana, "a fin de determinar las responsabilidades penales que hubiere".

La investigación del caso se inició tras "la información presentada por la Unidad Antidrogas que opera en el aeropuerto de Maiquetía" el 21 de septiembre, "en la cual se notificó el decomiso de la droga por parte de las autoridades de París", agregó el escrito divulgado la noche del sábado, sin dar otros detalles.

La prensa venezolana reportó que el ministro de Interior francés, Manuel Valls, anunció el sábado que en una aeronave de Air France procedente de Caracas fueron localizados 1.382 kilogramos (3.046 libras) de cocaína, contenida en unas tres decenas de maletas que no estaban registradas a nombre de ninguno de los pasajeros del avión. El cargamento fue valorado en unos 270 millones de dólares.

Las autoridades francesas contaron con la colaboración de cuerpos policiales de España, Gran Bretaña y Holanda, se informó.

Debido a su cercanía, Venezuela se ha transformado en uno de los puentes más importantes para el transporte de la droga colombiana hacia Estados Unidos y Europa.

Funcionarios estadounidenses han criticado a las autoridades venezolanas en el combate al narcotráfico por considerar que no lo han atacado eficazmente.

Las autoridades venezolanas repetidamente han refutado los señalamientos y han asegurado que los decomisos de droga y la detención de narcotraficantes aumentaron en Venezuela luego que terminó en el 2005 la cooperación con la DEA tras alegatos de que sus agentes incurrieron en actividades de espionaje.