Procurador polaco visita víctimas de cura pederasta

El procurador de Polonia Andrzej Seremet visitó el viernes a los familiares de seis menores de edad víctimas de abuso sexual por parte del sacerdote polaco Wojciech Gil y les informó sobre una inminente indemnización.

"Nos hemos sentido afectados con este caso porque se trata de niños inocentes que no merecían un trato tan hostil, violentando su dignidad", dijo en el encuentro a puerta cerrada el funcionario, citado por un comunicado de la Procuraduría dominicana.

Seremet reconoció, de acuerdo con la Procuraduría, que la reciente condena penal impuesta a Gil en Polonia y la indemnización económica no representan "cura ni solución" para las víctimas.

Gil, de 37, fue condenado el 25 de marzo pasado por un tribunal de Polonia a siete años de cárcel por las violaciones contra los seis monaguillos dominicanos y contra dos polacos.

El sacerdote había sido arrestado en Polonia por solicitud del gobierno dominicano a principios del 2014, luego de permanecer varios meses prófugo.

Las violaciones contra los adolescentes dominicanos ocurrieron entre 2008 y 2013 cuando Gil era párroco la comunidad montañosa de Juncalito, 200 kilómetros al norte de Santo Domingo.

El sacerdote insistió en su inocencia, pero llegó a un acuerdo con la fiscalía polaca para que le otorgaran una sentencia reducida.

Como parte de la condena, Gil deberá pagar 125.000 zloty (unos 33.400 dólares) para ser distribuidos como indemnización entre las seis víctimas dominicanas, detalló Seremet. La Procuraduría dominicana no informó cuando será entregado el dinero.

El funcionario polaco se entrevistó con los familiares de las víctimas en compañía de varios funciones del ministerio público polaco y la fiscal dominicana Luisa Liranzo, quien estuvo a cargo de la investigación contra Gil e instrumentó el expediente.

Durante una entrevista con el procurador dominicano Francisco Domínguez el 26 de mayo en Santo Domingo, Seremet expresó su confianza en que habrá una condena contra el ex nuncio apostólico Józef Wesolowski, otro ciudadano polaco acusado por pederastia en República Dominicana.

Wesolowski fungió como nuncio apostólico en Santo Domingo de 2008 a agosto del 2013, cuando fue retirado ante las denuncias de pederastia contra menores de edad limpiabotas.

El Vaticano expulsó a Wesolowski del sacerdocio, le retiró la inmunidad diplomática y lo mantiene en arresto domiciliario en espera de juicio.

Gil y Wesolowski mantuvieron una estrecha amistad durante su estancia en el país caribeño.