Jefe de CBF: "Un momento difícil" para Brasil

El presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol dijo el viernes que abandonó el congreso general de la FIFA en Suiza debido al revuelo ocasionado en el país por la investigación de corrupción que detonó esta semana.

Marco Poco Del Nero indicó que la CBF atraviesa un "momento difícil", y que regresó a Brasil antes de la elección presidencial del viernes para dar "cualquier explicación necesaria" a las autoridades locales que investigan las irregularidades en el fútbol.

El ex presidente de la CBF, José Maria Marin, es uno de los siete dirigentes de la FIFA arrestados el miércoles en Zúrich como parte de una pesquisa estadounidense, y la compañía de marketing deportivo Traffic, con sede en Sao Paulo, está detrás de muchos de los millonarios sobornos pagados a dirigentes del fútbol sudamericano.

Del Nero, quien fue uno de los vicepresidentes de la CBF bajo el mando de Marin, dijo que está "triste" por ver arrestado a su "amigo", pero negó tener conocimiento previo sobre las acusaciones.

Del Nero también negó cualquier irregularidad de parte de su administración, que empezó en abril, y descartó renunciar al cargo.

"Es un momento difícil para la CBF", dijo Del Nero en la sede de la confederación en Río de Janeiro. "Y porque es un momento difícil decidí irme de Suiza y dar las explicaciones necesarias a las autoridades y la prensa brasileña".

En un cambio de los protocolos de la confederación, la rueda de prensa se realizó sin los usuales logotipos de los promotores. La pancarta con los logotipos de los patrocinadores que usualmente hace de fondo fue sacada de detrás del podio.

Después que se anunció la pesquisa de las autoridades estadounidenses, el Ministerio de Justicia de Brasil anunció su propia investigación para averiguar si dirigentes deportivos y empresarios brasileños cometieron delitos. Por su parte, el Senado aprobó una solicitud del ex futbolista Romario para crear una comisión especial que investigue la corrupción en ese deporte.

El Departamento de Justicia estadounidense también investiga un contrato de la CBF con una firma de artículos deportivos. Las autoridades no identificaron a la compañía, pero la información divulgada coincide con el acuerdo que Brasil firmó con Nike en 1996.

La CBF dijo que ya entregó a las autoridades brasileñas de todos los contratos firmados por la administración anterior.

Del Nero intentó distanciarse del escándalo, pero dijo que Marin debe ser considerado inocente hasta que termine el caso. Dijo que el nombre de Marin fue sacado del edificio de la confederación porque la FIFA lo suspendió.

"Es triste", señaló. "Nos solidarizamos con el ser humano, con el amigo. Pero como presidente, tengo que tomar las medidas necesarias que sean mejores para la confederación brasileña de fútbol".

No indicó si la CBF ofrecerá asistencia legal a Marin.

Del Nero aseguró que jamás pensó en dejar el cargo.

"No renunciaré porque no tengo nada que ver con esto", afirmó.