Sea o no candidata a la presidencia en 2016 Hillary Rodham Clinton se asegura de mantener vínculos con importantes grupos demócratas, ya sean estudiantes universitarios, mujeres afroamericanas o integrantes de la comunidad lésbico-gay.

Clinton ha sido oradora en un instituto femenino de Pensilvania, una prominente sociedad de mujeres afroamericanas en la capital de Estados Unidos, la Universidad Judía Americana en Los Ángeles y una organización llamada Chicago House, que atiende a personas infectadas con VIH o enfermas de sida.

Su agenda de otoño incluye discursos ante estudiantes de tres universidades de Nueva York, estado al que representó en el Senado, otro en la Fundación contra el sida de Elton John, una presentación en la sinagoga de Mineapolis y un encuentro con la iniciativa México-Estados Unidos en la Universidad del Sur de California.

Pese a las afirmaciones de que la ex secretaria de Estado trata de bajar el ritmo luego de dos décadas involucrada en la política estadounidense, Clinton tiene la ocupada agenda de quien pareciera estar entrenando para una segunda campaña presidencial.

En muchos de sus discursos Clinton habla acerca del papel de Estados Unidos en el mundo y habla de temas nacionales en sus propios términos. A menudo, pareciera que sus palabras se enfocan en mantener contacto con la base de votantes compuesta por latinos, mujeres, afroamericanos, jóvenes, gays y lesbianas.

Aunque en sus discursos no se refiere a la política partidista quienes la escuchan tienen la impresión de que están frente a alguien que podría dirigir al país.

"Rompimos la gran barrera racial con el presidente Obama pero es momento de que nos preguntemos qué será necesario para que una mujer llegue a la presidencia", dijo Clinton el jueves al responder a una pregunta en un acto con agencias de viaje en Miami. "Yo haré cuanto pueda en el momento en que haya que elegir a alguien, sin importar de quien se trate".

La ex primera dama suele rechazar las preguntas acerca de su futuro y dice a las audiencias que habrá mucho tiempo para tomar decisiones, pero la posibilidad de que una mujer llegue a la presidencia siempre ronda los lugares en los que se presenta. En su presentación del miércoles con la organización Chicago House, cerca de 2.000 personas aplaudieron de pie durante 40 segundos cuando alguien preguntó a Clinton, quien perdió la candidatura a la presidencia en 2008 ante Barack Obama por un estrecho margen, si trataría de llegar otra vez a la Casa Blanca.

En uno de sus primeros actos públicos después de salir del gobierno, Clinton apoyó el matrimonio gay, en línea con la posición de su partido. En julio, dijo a 14.000 miembros de la hermandad Delta Sigma Theta, la más antigua comunidad de estudiantes afroamericanos de Estados Unidos, que el veredicto de inocencia contra el acusado de asesinar al adolescente de Florida Trayvon Martin había causado un "profundo dolor" a muchas familias.

En su discurso en la convención de Delta y durante su participación ante la barra estadounidense de abogados en San Francisco criticó la decisión de la Corte Suprema de Justicia por invalidar partes del Acta de Derechos de Voto, sentencia que molestó a numerosos liberales. Dijo que la resolución puede dificultar el voto de los pobres y ancianos, palabras que fueron acompañadas por gritos de "lánzate, Hillary, lánzate" una vez que terminó de hablar.

___

El reportero de Associated Press Michael J. Mishak en Miami contribuyó a este reporte.