Jack Warner, ex vicepresidente de FIFA, abandona cárcel

El ex vicepresidente de la FIFA Jack Warner abandonó el jueves una cárcel de Trinidad y Tobago en ambulancia, un día después de que fue acusado en Estados Unidos en un caso de corrupción que ha llevado al arresto de más de una decena de directivos internacionales de fútbol y empresarios.

El funcionario judicial Ibrahim Alí señaló que Warner se quejó de cansancio excesivo y no fue capaz de enfrentar preguntas de reporteros reunidos durante varias horas afuera de la cárcel. The Associated Press no pudo contactar a sus abogados de inmediato para conocer sus comentarios.

Warner, un miembro de oposición del Parlamento en esta nación de dos islas, se entregó a las autoridades el miércoles y le fue otorgada la libertad tras garantizar una fianza de 395.000 dólares, pero pasó la noche encarcelado. Enfrenta ocho cargos en Estados Unidos, incluido el de conspiración para cometer fraude y participación en crimen organizado. No ha presentado una declaración y se espera que comparezca en la corte en julio. Un juez ordenó a Warner entregar su pasaporte y reportarse a la policía dos veces por semana.

Warner fue obligado a renunciar a la FIFA en 2011 por un escándalo de sobornos, pero ha negado que haya cometido alguna falta.

No está claro a dónde se dirigió Warner después de salir de la cárcel, pero directivos de su Partido Liberal Independiente informaron en un comunicado que él hablaría en una reunión comunitaria la noche del jueves.

Garvin Nicholas, secretario de Justicia de Trinidad y Tobago, dijo que Estados Unidos tiene dos meses para emitir una solicitud formal de extradición. Indicó que su oficina ha estado trabajando con el Departamento de Justicia de Estados Unidos durante aproximadamente dos años sobre la investigación a Warner.

Funcionarios de justicia de Estados Unidos argumentan, entre otras cosas, que Warner recibió en 2008 tres pagos totalizando 10 millones de dólares de un directivo de alto rango de la FIFA no identificado. Dijeron que el dinero fue depositado en una cuenta en Estados Unidos controlada por Warner.