Primer ministro británico impulsa renegociación con UE

El primer ministro británico David Cameron se reunió con su homólogo holandés el jueves en el inicio de una visita relámpago a cuatro capitales europeas para presentar sus argumentos de que Londres necesita renegociar su relación con los otros 27 miembros del bloque.

La tarea será ardua. El ministro del Exterior francés indicó que se opondrá a hacerle grandes concesiones a Gran Bretaña, que aspira a un control menos centralizado por parte de la UE.

Cameron inició su gira con un almuerzo en la residencia oficial del premier holandés Mark Rutte, un centroderechista a quien llamó un "muy buen amigo y un socio muy fuerte en Europa".

Cameron dijo que discutiría su plan de reforma con Rutte.

"La necesidad de flexibilidad. La necesidad de concentrarse en el crecimiento y el empleo. La necesidad de asegurarnos de completar el mercado único, la necesidad de asegurarnos, como dijo usted, de Europa donde sea necesario, pero los estados nacionales donde sea posible", dijo Cameron a Rutte.

El gobierno de Cameron prevé convocar a un referendo a fines de 2017 para responder a la pregunta: "¿Debe el Reino Unido seguir siendo miembro de la Unión Europea?"

Cameron quiere que Gran Bretaña permanezca en la UE si logra negociar una nueva relación más flexible con el bloque.

Su gira del jueves y viernes por Holanda, Francia, Polonia y Alemania es parte de sus esfuerzos para hablar con todos los jefes de estado o gobierno de los estados miembros antes de la reunión del Consejo Europeo prevista para fines de junio. Debió cancelar una escala en Dinamarca porque la primera ministra Helle Thorning-Schmidt llamó a una elección extemporánea.

Después de reunirse con Rutte, Cameron viaja a París para conversar con el presidente Francois Hollande. El viernes se reunirá con la primera ministra polaca Ewa Kopacz en Varsovia y luego con la canciller alemana Angela Merkel en Berlín.

Algunos gobernantes europeos han expresado el deseo de complacer a Londres, pero no está claro hasta qué punto aceptarán la posición de Cameron, en particular sobre el derecho de los ciudadanos de la UE de vivir y trabajar en cualquier lugar del bloque. Le han dicho que la libertad de movimiento no es negociable, pero Cameron espera obtener un acuerdo para limitar el derecho de los inmigrantes a reclamar beneficios por algunos años.

Horas antes del arribo de Cameron a Paris, el canciller francés Laurent Fabius dijo que su plan de llamar a un referendo es "muy arriesgado".

En declaraciones a la radio France-Inter, dijo que París está dispuesto a hablar de "mejoras" en el funcionamiento de la UE, pero que "si se trata de crear un estatus especial para Gran Bretaaña que le permita gozar de ventajas sin limitaciones, la respuesta es 'no'''.

___

Lawless reportó desde Londres. Angela Charlton en París y Barry Hatton en Lisboa contribuyeron a este despacho.