Proponen que no haya misa campal del papa en Guayaquil

Las autoridades de Ecuador propusieron el miércoles al papa Francisco que no realice una misa campal prevista en un santuario a las afueras de Guayaquil por motivos de seguridad.

El gobierno ecuatoriano realizó la semana pasada estudios de factibilidad y seguridad para una misa en el santuario de la Divina Misericordia, asentada en un sector rural a 26 kilómetros de Guayaquil, y sus conclusiones señalaron que allí no se podría recibir a un millón de fieles.

La secretaria de Gestión de Riesgos, María del Pilar Cornejo, dijo a periodistas que "solamente unas 11.000 personas entrarían en el santuario y en la zona aledaña al santuario" a quienes se puede garantizar su seguridad e integridad.

"Como Estado no podemos garantizar la integridad física de 1,2 millón de personas, que era el número inicial que nos habían proporcionado los organizadores de la misa papal en este santuario y sus alrededores", agregó.

El papa estará en Ecuador entre el 5 y 8 de julio.

El canciller Ricardo Patiño destacó que el viernes hizo "la consulta al santo padre para que después de la misa... pueda recorrer el parque de los Samanes (en el norte de Guayaquil), en donde se invitará a la población a que pueda ver la santa misa a través de pantallas gigantes, haga un recorrido entre la población que estará esperándolo y pueda saludarlo directamente".

Precisó que será la arquidiócesis de Guayaquil o la Conferencia Episcopal ecuatoriana quienes escojan a los invitados al santuario de la Divina Misericordia.

En Quito, el alcalde Mauricio Rodas anunció un gran operativo de seguridad y logística para acoger a 1,5 millón de feligreses que se espera acudan a la misa campal programada en el parque Bicentenario.

Esa misa también será retransmitida en vivo a dos grandes parques de la ciudad donde se instalarán pantallas gigantes.