México: Recuperan cadáver de víctima en deslave

Los rescatistas recuperaron el sábado el cadáver de una mujer en medio de una ardua batalla contra el lodo en el lugar de un mortal deslave esta semana debido a las fuertes lluvias, posiblemente uno de los 68 desaparecidos en una montaña de tierra y fango que tapó la mitad de La Pintada, un poblado dedicado al cultivo del café.

Mientras tanto, en la Ciudad de México, el gobierno recibió una ola de críticas por empeorar la situación de cara a los desastres naturales debido a una mala planeación, a la falta de una estrategia de prevención y a la corrupción.

"Los gobiernos no son responsables de la ocurrencia de los fenómenos meteorológicos, pero sí de la prevención de sus efectos", indicó la organización mexicana sin fines de lucro Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC) en un editorial en su página de internet en el que critica un programa federal para mejorar la infraestructura y reubicar a comunidades actualmente en zonas de riesgo de inundaciones. "El Programa Nacional Hídrico (PNH) estaba repleto de buenas intenciones, pero su ejecución fue, a lo más, pobre".

El presidente Enrique Peña Nieto y el gobernador del estado de Guerrero, Ángel Aguirre, viajaron el sábado a La Pintada, al noroeste de Acapulco, lugar de la peor tragedia individual provocada por las dos tormentas.

Ingrid y Manuel azotaron simultáneamente las dos costas de México el pasado fin de semana, generando enormes inundaciones a lo largo de cientos de kilómetros de zonas costeras y tierra adentro. Hasta ahora, 101 personas han muerto, sin contar las bajas del helicóptero ni otras 68 personas desaparecidas en La Pintada, donde soldados mexicanos seguían retirando el lodo después de que un derrumbe barrió medio poblado.

"En el día de hoy, prácticamente no hay esperanza ya de poder encontrar alguna persona con vida", dijo Peña Nieto tras el sobrevuelo, y añadió que el derrumbe cubría al menos 40 viviendas. El mandatario les dijo a los pobladores que La Pintada sería reubicada y reconstruida en un lugar cercano, y más conveniente.

"Voy a venir a inaugurar la nueva Pintada. Es un compromiso que estoy haciendo con esta comunidad que, lamentablemente, ha pasado por esta desgracia", subrayó.

Aguirre y otros funcionarios han confirmado públicamente que la corrupción y politiquería permitieron que las viviendas se construyeran en zonas peligrosas donde los permisos se deberían haber rechazado.

Por otra parte, un helicóptero de la policía federal que se estrelló durante las labores de rescate y estaba perdido desde el jueves fue localizado el sábado por la mañana. El vocero del gobierno, Eduardo Sánchez, dijo que el número de víctimas del accidente sigue sin determinarse, pero que podría oscilar entre tres y cinco personas.

El helicóptero regresaba de La Pintada cuando las autoridades perdieron contacto con él. Las condiciones meteorológicas dificultaron en un principio las labores de rescate y los vuelos en esa zona.

El gobierno mexicano proporcionó el viernes por la noche una lista de daños ocasionados por Ingrid y Manuel, que luego tomó fuerza de huracán y se desplazó hacia Sinaloa, estado en el noroeste del país, el jueves por la mañana.

En Sinaloa se han reportado tres muertos. Las aguas han llegado hasta el nivel de la cintura en algunas partes de Culiacán, capital de ese estado, incluido el zoológico de la ciudad.

Unos 24 animales perecieron en el huracán, según la entidad a cargo de la protección de los animales, entre ellos chivos, cabras y un antílope del África que está extinto en la naturaleza. La zona de las jirafas quedó inundada y la exhibición de reptiles quedó dañada.

Diego García Heredia, director del zoológico, dijo que los animales tenían refugio pero que el estrés de la tormenta puede haber evitado que algunos hayan buscado dónde guarnecerse.

Las tormentas afectaron 24 de los 31 estados mexicanos y 371 municipios. Más de 58.000 personas fueron evacuadas, y 43.000 de ellas seguían en albergues hasta el viernes por la noche. El gobierno había recibido cerca de 700 toneladas de víveres de aproximadamente 1.000 centros de donación instalados alrededor del país. Según el recuento, 72 carreteras sufrieron daños, entre ellas carreteras principales que dejaron aislado a Acapulco por días, mientras miles de turistas esperaban vuelos que los sacaran de la inundada ciudad turística.

La carretera fue reabierta el viernes, sin embargo con muchas desviaciones en tramos afectados por inundaciones y deslaves. Para el sábado, todos los turistas varados habían logrado salir de Acapulco.

El CIDAC informó que México no había sido azotado por dos tormentas de manera simultánea desde 1958.

En su editorial, indicó que si bien las labores de rescate y ayuda son humanitarias, también dan una buena imagen a políticos oportunistas.

"Tomar medidas preventivas, como la reubicación de asentamientos humanos de las áreas más vulnerables y la inversión en infraestructura (como hacen los países desarrollados, diseñada para evitar impactos negativos de eventos naturales sobre la población), no parece ni vender espacios publicitarios, ni generar clientelas agradecidas", señala el CIDAC en su editorial.

___

La periodista de The Associated Press Katherine Corcoran reportó desde la Ciudad de México.