Obama pide renovar programa de registros telefónicos

El presidente Barack Obama hizo un llamado el martes al Senado para extender cláusulas clave de la ley antiterrorista Patriot Act antes de que venzan dentro de cinco días, incluida la capacidad del gobierno de inspeccionar los registros telefónicos de estadounidenses.

"Esto debe hacerse", le dijo a reporteros en el despacho oval. "Es necesario mantener a los estadounidenses seguros y protegidos".

Pero pese a que la fecha límite es el 31 de mayo, hubo poca evidencia de que se buscara un acuerdo el martes en el Capitolio. La Cámara de Representantes y el Senado entraron en receso, y un asistente de la dirigencia republicana dijo que no hubo pláticas entre las dos cámaras. El asistente habló con la condición de mantener su anonimato para poder discutir el tema.

El Senado declaró receso el sábado después de una caótica sesión en la que los senadores no pasaron una propuesta de ley de la Cámara de Representantes respaldada por la Casa Blanca para reformar el programa de recolección de registros telefónicos. También se fracasaron los intentos de los líderes del Partido Republicano de extender la actual ley, entre objeciones y técnicas evasivas del candidato presidencial Rand Paul y otros.

El líder de la mayoría en el senado, Mitch McConnell, llamará de nuevo al Senado a sesión el domingo 31 de mayo, horas antes del vencimiento, pero no está claro si los legisladores tendrán una solución. Y con el proyecto de ley de la Cámara de Representantes a sólo unos cuantos votos en el Senado, los republicanos de la cámara baja parecen dispuestos a abstenerse de un compromiso con la esperanza de que la presión aumente en McConnell para aceptar su propuesta de ley o dejar expirar los programas de la ley antiterrorista Patriot Act.

"El Senado no actuó y el problema que ahora tenemos es que esos poderes se acaban a medianoche del domingo. Insto enfáticamente al Senado a trabajar durante este receso para asegurar que identifiquen una forma de hacer las cosas", dijo Obama después de reunirse con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Obama destacó que el controversial programa de recolección de registros telefónicos, que fue expuesto por el contratista de la Agencia de Seguridad Nacional, Edward Snowden, se reformó en la propuesta de ley, donde es eliminado y en su lugar se da a las compañías telefónicas la responsabilidad de conservar registros telefónicos que el gobierno pueda inspeccionar.

Pero la legislación también incluye otras herramientas utilizadas por el FBI, incluyendo una que hace más fácil rastrear a sospechosos terroristas "solitarios" que no tienen conexión con una potencia extranjera, y otra que permite que el gobierno escuche a escondidas a sospechosos que desechan frecuentemente sus celulares.

"Eso también corre el riesgo de expirar, así que esto debe hacerse", dijo Obama.