Senado dominicano abre debate para aprobar reelección

El Senado dominicano, controlado por el Partido de la Liberación Dominicana, aprobó el martes en la primera de dos lecturas un controversial proyecto para reformar la Constitución a fin de permitir que el presidente Danilo Medina se repostule en el 2016.

La iniciativa enfrenta la abierta oposición del máximo líder del propio partido gobernante, el expresidente Leonel Fernández, lo que ha creado la más severa crisis interna del PLD desde su fundación en 1973.

El senador Reinaldo Pared, secretario general del partido y quien presentó la propuesta, dijo confiar en que el proyecto para convocar a la asamblea revisora encargada de modificar la Constitución será aprobado en su segunda lectura el jueves y luego será ratificado por la Cámara de Diputados.

Al término de la sesión del martes, Pared exhortó a los senadores oficialistas que votaron en contra "a que reflexionen y mediten" para que apoyen la propuesta.

La iniciativa no estaba de forma original en la agenda del día del Senado y fue sometida a votación apenas un día después de que Fernández expresó de forma abierta su oposición al proyecto y pidió que se realice un referendo para que la población determine si está de acuerdo con la reforma.

Si un referendo aprueba que la constitución sea modificada, "me inclinaría reverentemente y con humildad ante la decisión del pueblo", aseguró Fernández en un discurso transmitido la noche del lunes en una cadena de una docena de canales de televisión y varias emisoras radiales.

Se trataba de la primera ocasión en la que el dirigente se refería públicamente a la crisis de su partido surgida por su rechazo a la modificación constitucional y a la eventual nueva postulación de Medina.

El proyecto de reforma fue avalado por la cúpula del partido el 19 de abril y presentado dos semanas después por 13 de los 31 senadores de ese colectivo en la cámara alta, compuesta por 32 curules.

Fernández, un abogado de 61 años que gobernó República Dominicana en tres ocasiones (1996-2000, 2004-2008 y 2008-2012) explicó que su oposición a la reforma constitucional no se debe a una "mezquindad" o ambición de poder, como han insinuado políticos de su propio partido y columnistas, sino a su afán por "el respeto por nuestra Constitución, nuestra democracia y nuestro estado de derecho".

La Constitución actual entró en vigencia en 2010 y fue redactada por iniciativa de Fernández durante su último gobierno. La carta magna prohíbe la reelección presidencial inmediata, de la que Fernández se había beneficiado con anterioridad, pero permite postularse de forma indefinida siempre y cuando haya un periodo intermedio.

"No persigo cargo o puesto alguno. Sólo invoco que se respete la Constitución", insistió el ex jefe de Estado sin aclarar si aspira a un nuevo mandato.

El discurso de Fernández "es una acumulación de medias verdades que buscan ocultar una ambición desmedida de poder", escribió en su cuenta en Twitter el ministro de Economía Temístocles Montás, miembro de la cúpula del partido y quien fuera un cercano colaborador del exmandatario.

Lo que Fernández "no le dice al país es que ya gobernó 12 años, que quiere ahora 16. Después querrá 20 y de ahí pa'lante", insistió Montás.

Desde 2014, diversos grupos, incluidos legisladores, apoyan la eventual candidatura de Fernández para los comicios del 2016.

La cúpula del partido decidió impulsar la reforma constitucional luego de que diversas encuestas mostraron que el presidente Medina es la única opción que garantiza el triunfo de ese colectivo en los comicios.

Medina ha rechazado de forma reiterada aclarar si está interesado en repostularse.

___

Ezequiel Abiú López está en Twitter como https://twitter.com/Ezequiel_Abiu