Morales destituye a ministro, jefe policía por fuga peruano

El presidente Evo Morales destituyó el martes a su ministro de Gobierno y al jefe de la policía dos días después de la fuga del empresario peruano Martín Belaunde, quien debió ser extraditado a Lima para que responda ante la justicia de su país.

"No es posible que no se pueda dar con los responsables de la fuga... el comandante (de la policía) cómo no va a saber quién es el responsable. Ésta no es la primera fuga", dijo el mandatario.

"Lamento que malos policías hayan cooperativamente provocado un hecho que pretende ser usado para dañar la imagen del gobierno", dijo el destituido ministro Hugo Moldiz, quien estuvo apenas cuatro meses en el cargo.

El senador Carlos Romero, que fue ministro de Gobierno hasta hace menos de un año, fue designado por Morales en reemplazo de Moldiz.

Romero dijo a radio Panamericana que se reforzará la búsqueda del empresario peruano. "Estos casos necesitan una atención más acelerada y diligente", añadió.

El canciller David Choquehuanca expresó más tarde que Bolivia sólo esperaba la fecha y hora de la extradición, que Perú aún no envió.

El segundo cambio fue el del general Édgar Ramiro Téllez, quien sustituyó a Luis Cerruto como Comandante General de la Policía Boliviana.

Belaunde, ex asesor del presidente Ollanta Humala y quien es investigado por peculado, lavado de activos y asociación ilícita, estaba bajo arresto domiciliario con vigilancia policial en una casa de un familiar en un barrio al suroeste de la ciudad.

Huyó la madrugada del domingo horas antes de ser deportado a Perú después de que el Consejo Nacional del Refugiado rechazara su pedido de refugio político y el Tribunal Supremo de Justicia aprobara su extradición.

Más de 10 personas, entre ellas los cuatro policías encargados de la custodia y familiares de Belaunde que lo acogieron, han sido detenidos y son investigados.

Morales recordó que no es la primera fuga y llamó a los jefes policiales a "asumir responsabilidad" en el caso "caiga quien caiga".

La policía es una de las instituciones más cuestionadas y con menos credibilidad en el país y hasta ahora ningún gobierno logró reformarla con éxito.