Decenas de arrestados tras protesta en norte de California

Las autoridades en Oakland siguieron el sábado por la noche las nuevas y estrictas regulaciones para el monitoreo de protestas callejeras y arrestaron o citaron a decenas de manifestantes por no obedecer órdenes de la policía de que pusieran fin a una manifestación.

Los manifestantes fueron detenidos la noche del sábado después de que aproximadamente 100 de ellos confrontaran un cordón de agentes, indicó la policía de Oakland. Después de un breve punto muerto, la policía ordenó a los manifestantes que se dispersaran. Decenas de manifestantes que se sentaron en medio de la calle fueron arrestados junto con otros varios que intentaron huir.

La policía recurrió a una nueva política de la alcaldesa de la ciudad para obligar a los manifestantes a mantenerse sobre las aceras, después de que el año pasado se registraran varias manifestaciones violentas en la ciudad, señaló el domingo el periódico Oakland Tribune (http://tinyurl.com/m7gnjad ). Oakland ha sido escenario de manifestaciones callejeras durante años, pero la alcaldesa dijo que la nueva política es necesaria para combatir violencia y los daños a la propiedad privada.

La alcaldesa Libby Schaaf dijo previamente que las políticas y leyes existentes autorizan a la policía a limpiar las calles de manifestantes. Muchos negocios en el distrito de venta de automóviles de la ciudad sufrieron graves daños por manifestantes que se separaron de la manifestación principal el 1 de mayo. En los dos últimos años también hubo daños importantes en diversos negocios durante ñas protestas por la muerte de hombres negros desarmados a manos de policías en Ferguson, Missouri, y otras ciudades.

Las tensiones repuntaron el jueves en Oakland cuando los manifestantes marcharon en honor de mujeres negras muertas a manos de la policía en todo el país. Pero los organizadores dijeron que se sorprendieron cuando la policía los empujó de las calles hacia las aceras, citando la nueva política de la alcaldesa. Nadie fue arrestado el jueves.

Los organizadores entonces llamaron a otra protesta el sábado, contra la nueva política.

"No se puede tratar sin miramientos a la gente porque está protestando contra su opresión", dijo Cat Brooks, un organizador de ambas manifestaciones. "No se nos puede empujar para retirarnos de las calles", agregó.