Dominicana: Procurador polaco verá a víctimas de pederasta

El procurador general de Polonia, Andrzej Seremet, visitará a las familias de seis menores de edad dominicanos que fueron víctimas de abuso sexual por parte de un sacerdote polaco, informaron el domingo las autoridades de República Dominicana.

Seremet y otros funcionarios de Polonia acudirán a mediados de esta semana al montañoso poblado de Juncalito, 200 kilómetros al norte de Santo Domingo, donde el sacerdote polaco Wojciech Gil abusó sexualmente al menos de seis menores de edad que fueron sus monaguillos cuando fue párroco en esa localidad entre 2008 y 2013, adelantó la Procuraduría General dominicana.

Gil, de 37 años, fue condenado el 25 de marzo pasado por un tribunal polaco a una condena reducida de siete años de cárcel por las violaciones contra los seis adolescentes dominicanos y dos polacos.

El sacerdote siempre insistió en su inocencia, pero llegó a un acuerdo con la fiscalía de su país para la reducción de la condena.

Seremet se entrevistará con la fiscal Luisa Liranzo, de la ciudad dominicana de Santiago y quien estuvo a cargo de la investigación contra Gil, detalló la Procuraduría en un comunicado.

Gil fue arrestado a principios de 2014 en Polonia por solicitud de las autoridades dominicanas luego de permanecer varios meses prófugo.

Cuando los familiares de los menores de edad presentaron sus denuncias entre abril y mayo del 2013, Gil estaba de vacaciones en Polonia y nunca regresó a República Dominicana. Días después, su congregación lo expulsó.

Aunque originalmente las autoridades dominicanas esperaban procesar judicialmente a Gil, accedieron a entregar el expediente y las pruebas a sus similares de Polonia, ya que estos países no cuentan con tratado de extradición y el gobierno polaco no extradita a sus ciudadanos.

Luego de que Gil fue condenado en marzo, el procurador general dominicano Francisco Domínguez expresó su satisfacción por la sentencia, pero consideró que era inferior a la esperada por las autoridades dominicanas.

Domínguez había viajado a finales del 2014 a Polonia para entrevistarse con Seremet y entregarle información sobre Gil y sobre las denuncias contra Józef Wesolowski, otro sacerdote polaco también acusado de pederastia en el país caribeño.

Wesolowski, quien fungió como nuncio apostólico en Santo Domingo de 2008 al 2013, permanece en arresto domiciliario en el Vaticano en espero de juicio. Las autoridades eclesiales lo expulsaron del sacerdocio y le retiraron la inmunidad diplomática debido a las denuncias en su contra. Wesolowski y Gil mantenían una estrecha amistad.

Seremet y las autoridades dominicanas tienen previsto suscribir esta semana un acuerdo de cooperación jurídica entre ambos países. De forma previa a los casos de ambos sacerdotes, Polonia y República Dominicana no habían tenido intercambios en materia judicial.