Conversaciones entre China y Taiwán, entre el escepticismo

Negociadores de Taiwán y China se reunieron el sábado para tratar de crear vínculos más estrechos entre ambos gobiernos, frente a un pueblo taiwanés escéptico. Las conversaciones no arrojaron resultados concretos, pero subrayaron la determinación del presidente taiwanés Ma Ying-jeou de demostrar que un acercamiento con China puede ayudar a la economía local.

Funcionarios de nivel ministerial de ambas partes se reunieron en la pequeña isla de Kinmen, controlada por Taiwán y frente a la costa china, donde ambos países lucharon batallas militares sangrientas en las décadas de 1950 y 1960.

Los temas tratados incluyeron el control de la excavación ilegal de arena del fondo marino, la apertura de islotes taiwaneses periféricos a más turistas chinos y permitir que los turistas chinos puedan hacer escalas de tránsito en Taiwán, dijo en un comunicado el órgano de negociación de Taiwán.

"El desarrollo de las relaciones entre Taiwán y China continental ha sido evidente por sí mismo, y a pesar de los obstáculos en el pasado reciente, quiero enfatizar que esto es una tendencia de desarrollo respaldada por la opinión pública", dijo el presidente del consejo Andrew Hsia durante la apertura.

El representante de Beijing, Zhang Zhijun, director de la Oficina de Asuntos con Taiwán del Consejo de Estado, dijo que China está decidida a seguir adelante en el acercamiento.

"No podemos permitir que las relaciones entre China continental y Taiwán retrocedan de nuevo ", dijo el funcionario, citado por la agencia oficial china de noticias Xinhua. "Creo que este es también el deseo de los compatriotas de ambos lados, que han resistido las tormentas del pasado", agregó Zhijun en su discurso de apertura.

Muchos taiwaneses temen que unos lazos más cercanos socaven sus propias ventajas económicas, así como el fin de la autonomía de la isla de Beijing, de casi siete décadas.

Se espera que el tema de las relaciones de China tome un lugar destacado en las elecciones presidenciales de Taiwán del año que viene, de las que Ma está excluido por los límites del mandato.

Alrededor de 300 opositores y partidarios de las conversaciones se manifestaron el sábado frente al lugar de la reunión, con una pelea que dejó un oponente herido.