Perú: militares llevan ayuda médica a zonas pobres

Unos 5.000 habitantes de una zona ubicada en el mayor valle productor de cocaína de Perú, y donde 87% es pobre, recibieron atención médica, medicamentos y zapatos en una operación organizada por las Fuerzas Armadas que enviaron a unos 200 militares y dos hospitales móviles de campaña.

"Traemos oftalmólogos, cardiólogos, ginecólogos, odontólogos, obstetras, pediatras, radiólogos a poblaciones muy pobres del Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro; pero también llevamos peluqueros y vienen otros programas sociales", dijo a The Associated Press el general de brigada José Galindo, jefe de la primera división del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.

Añadió que gracias a las donaciones de diversas empresas privadas, el jueves se entregaron medicamentos y otros productos básicos para la salud.

Eustaquio Rodríguez, un viudo de 86 años, se cortó el cabello luego de casi dos años en Surcubamba, 300 kilómetros al este de Lima. Mientras un soldado peluquero de una base militar antiterrorista también le afeitaba los bigotes, Rodríguez recordó que luchó contra Sendero Luminoso 30 años atrás cuando los poblados de los alrededores eran escenarios constantes de enfrentamientos entre senderistas, campesinos y militares.

María Gavilán, de 52 años y madre de siete hijos, recibió por primera vez un par de anteojos para combatir la miopía que la aqueja desde hace más de 40 años. "Es la primera vez que viene un médico para los ojos, aquí no hay ninguno", dijo. Los oftalmólogos atendieron desde el martes a más de 300 personas y entregaron igual número de anteojos.

Según datos oficiales, en Surcubamba el 87,1% de la población es pobre y 53% tiene desnutrición crónica.

El general de brigada Hernán Flores, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, afirmó a AP que al inicio del año se determinó cuáles eran "los centros poblados más necesitados para planificar y trasladar toda la logística que implica mover camiones, hospitales de campaña, medicinas hasta estos lugares muy distantes desde la capital".

Moisés Guillén, militar de la fuerza aérea y odontólogo, dijo que en dos días su equipo realizó más de 400 consultas. "Mayormente los niños de las zonas más pobres del país tienen caries rampantes, es decir todos sus dientecitos afectados. Aquí iniciamos las curaciones y les estamos regalando dentífricos con sus cepillos ", afirmó.

Militares, policías armados con fusiles y campesinos de los comités de autodefensa que cargaban escopetas con las que lucharon contra Sendero hace décadas se desplegaron por los cuatro extremos de la plaza principal donde enormes letreros recomendaban a la población no colaborar con el narcotráfico y el transporte de insumos químicos que sirven para producir drogas. "Si colaboras son 20 años de cárcel, no arriesgues tu libertad", decían.

Desde 2013 el Comando Conjunto -cuya función es coordinar las operaciones militares del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea- realiza operaciones humanitarias en diferentes poblados de este valle de 33.000 kilómetros cuadrados. Tienen planeado realizar 12 operaciones en 2015.